La Gruberova que a mi más me gusta

30 Juny 2009

Gruberova25th

El domingo 21 de junio la Gruberova dio un recital en el Liceu acompañada al piano por su esposo, el director de orquesta Friedrich Haider, donde después de un serio y bien trabajado recital de lied (Mozart, Schubert, Dvorak y Strauss) consiguió la catarsis total del público con cuatro propinas: una canción ligera (La Villanelle d’Eva Dell’Acqua) la polaca de Linda di Chamonix, la escena final de la Beatrice di Tenda y los couplets de Adele del Murciélago.

He de confesar que la primera ópera que yo vi en el Liceu, en el año 1992 fue la Anna Bolena de Donizetti. No conocía ni la obra ni a ninguno de los cantantes, sí al director que era Richard Bonynge, pero la impresión que me causó aquella función hizo que empezara a interesarme por el repertorio belcantista (que para mi entonces sólo lo formaban el Barbero rossiniano, la Norma de Bellini y la Lucia de Donizetti), y sobre todo me convirtió en un devoto de la soprano protagonista de aquellas funciones, la eslovaca Edita Gruberova.

Después de esa Anna Bolena la he podido ver actuar en sus sucesivas actuaciones en el Liceu. Recapitulemos:

– La Fille du Regiment (en el Liceu antiguo justo antes del incendio, maravillosa)

–  Lucia de Lammermoor (en el Palau Sant Jordi, con Alfredo Kraus)

Ya con el Liceu en el exilio:

– La Sonnambula (con Bros)

– Recital con Bros

– Linda di Chamonix (con Oprisanu, Bros y Carlos Álvarez)

– Concierto con Oprisanu, Bros y Álvarez

Ya en el nuevo Liceu:

– Beatrice di Tenda (con Bruson y en versión concierto)

– I Puritani (otra vez con Bros y Carlos Álvarez)

– Ariadna auf Naxos (magnífica)

– Maria Estuarda (versión concierto con Ganassi y Flórez pletóricos)

– Lucrezia Borgia (otra vez con Bros y con la Podless)

– Y los dos conciertos de esta temporada

(Creo que no me dejo ninguna, pero me da pereza ir a mirarlo en los anuarios)

La actividad de la diva se ha centrado en el repertorio belcantista, donde en los primeros años me parecía el súmmum, pero a la larga que he ido madurando el repertorio y aumentando mi conociendo con lo que durante las décadas de los 50s, 60s y 70s hicieron artistas como Maria Callas, Leyla Gencer, Montserrat Caballé o Joan Sutherland, sus interpretaciones cada vez me han parecido menos interesantes, monótonas e incluso deficientes, sobretodo en estos últimos cinco-diez años, donde además la soprano ha tendido a amanerar cada vez más su canto y a una mayor ñoñería interpretativa que la hace insoportable.

La voz de la Gruberova es la de una ligera, creo que ni siquiera llega a lírica, pero su portentosa técnica y una excepcional capacidad para proyectar la voz le han permitido ser la reina del repertorio belcantista durante los últimos veinticinco años (por lo menos, y sobre yodo en los teatros centroeuropeos como Munich, Viena y Zurich, en el Japón y en el Liceu). El problema es que su canto es poco variado dramáticamente y su grave es inexistente, con lo que sus creaciones son monótonas, incluso aburridas, y sólo deslumbran por la pirotecnia vocal y los sobreagudos.

La Gruberova sin embargo no tiene rival en el repertorio más ligero (el de una típica soprano sorbete). Su Zerbinetta no tiene rival, y cantando las arias más ligeras tampoco, así tiene grandes momentos en papeles como la Linda o la Elvira de los Puritanos, y es sobresaliente en las arias y canciones del repertorio francés o en la opereta vienesa, donde muchas de las protagonistas femeninas son ligera o lírico-ligeras puras.

El disco que a continuación os presento es la constatación de lo que os digo. Se trata del concierto donde celebraba el 25 aniversario de su debut operístico, celebrado en Tokyo en el año 1993.

El concierto no tiene desperdicio, y en él canta gloriosamente canciones y arias de ópera como Ombre Legere (Dinorah de Meyerbeer, con una coloratura casi mecánica por la precisión con la que la emite), L’eclat de rire (Manon de Auber), O legere birondelle (Mireille de Gounod), el aria de las campanitas (Lakme de Delibes, con unos sobreagudos escalofriantes), Villanell (Eva Dell’Acqua) o Glitter and be gay (Candide de Bernstein, delirante). Y la verdad es que está magnífica en todas ellas: las canta cómoda, con gracia, dándoles toda la intención y desplegando unos recursos técnicos y vocales deslumbrantes.

La Orquesta Filarmónica de Tokyo y Friedrich Haider acompañan a la diva con corrección, y no desentonan en los fragmentos orquestales que sirven para que la diva descanse, ya que el recital es largo y con piezas de un compromiso extremo.

Para todos aquellos que gozan de los prodigios vocales en la estratosfera: no os lo perdáis.

Edita Gruberova-The Anniversary Concert (CD)

1. Saint-Saëns: Parysatis: Vocalise-Le Rossignol Et La Rose

2. Alabieff: Die Nachtigall

3. Fauré: Berceuse

4. Fauré: Dolly, Op.56: Mi-A-O

5. Gounod: Mireille, Act 1: Waltz. Aria Of Mirelle: O Legere Hirondelle

6. Auber: Manon Lescaut, Act 1: ‘L’eclat De Rire’. Aria Of Manon: C’est L’histoire Amoureuse

7. Meyerbeer: Le Pardon De Ploermel, Act 2: Shadow. Aria Of Dinorah: Ombre Legere

8. Elgar: Serenade

9. Elgar: Sun Dance

10. Delibes: Lakme, Act 2: Bell Song Of Lakme: Ou Va La Jeune Indoue

11. Strauss: Intermezzo, Op.72: Entr’acte Music: Traumerei Am Kamin

12. Eva Dell’Acqua: Villanelle

13. Bénedict: The Gipsy And The Bird

14. Bernstein: Candide: Obertura

15. Bernstein: Candide, Act 1: Aria Of Cunegonde: Glitter And Be Gay

Tokyo Philharmonic Orchestra – Friedrich Haider

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: