Opera from the Met: El Lohengrin de Sándor Kónya (01-feb-1964)

25 Novembre 2009

Sándor Kónya fue un tenor húngaro que durante la década de los sesenta se convirtió en uno de los pilares del elenco del Metropolitan Opera, en el que actúo de 1961 a 1974. Nació en  Sarkad el 23 de septiembre de 1923 y murió el 20 de mayo de 2002 en su casa en Ibiza a los 78 años.

Kónya tenía una voz poderosa y dramática y se le ha considerado más bien como un tenor wagneriano. Sin embargo, su amplio repertorio incluía también varios de los principales papeles de Verdi y Puccini, así como el Edgardo de la Lucia di Lammermoor de Donizetti, o Turiddu en Cavalleria Rusticana de Mascagni

Aunque su Wagner fue criticado por algunos por ser demasiado apasionado, incluso verista, los admiradores de Kónya precisamente le aprecian por la tendencia hacia la fusión de las dos escuelas para las voces de este tipo, lírico spinto: del mismo modo que llevó el lirismo emocional de la ópera italiana a las papeles germánicos, cantó los roles del repertorio italiano con un sonido grande, más heroico.

Kónya inició sus estudios en la Academia Franz Liszt en Budapest. Durante la Segunda Guerra mundial cayó prisionero de los alemanes, y al finalizar el conflicto fue liberado, continuando sus estudios en Milán y en la Academia de Música de Detmold, en el noroeste de Alemania. En 1951 hizo su debut profesional como Turiddu en la Ópera de Bielefeld. Permaneció en el elenco de la compañía tres años, durante los cuales amplió su repertorio incluso cantando opereta y otros papeles más ligeros. A mediados de la década de 1950 actuó en Darmstadt, Stuttgart, Hamburgo y otras ciudades alemanas, y en 1955 se unió a la compañía de la Deutsche Oper de Berlín (entonces llamada la Städtische Oper). En Berlín, creó el papel de Leandro en el estreno de la ópera König Hirsch de Hans Werner Henze.

Kónya hizo su debut en Bayreuth en el papel protagonista de Lohengrin de Wagner en 1958. Sus actuaciones en Bayreuth se prolongaron durante trece años en siete temporadas cantando los papeles principales de Lohengrin (1958-59-60 y 67), Parsifal (1966 y 71), Walter von Stolzing (1964) y los secundarios del marinero (Tristan und Isolde) y Froh (Das Rheingold) en la temporada 1958.

Su éxito como Lohengrin lo lanzó internacionalmente, y le supuso hacer su debut, en el mismo papel, en París en 1959, el Metropolitan Opera en 1961 y Covent Garden en 1963. En 1960 hizo su debut en La Scala, como Parsifal, así como su debut en Estados Unidos con el Dick Johnson de La Fanciulla del West de Puccini en la Ópera de San Francisco. En sus últimos años, viajó a Europa, Japón y América del Sur y realizado varias grabaciones, entre ella el Lohengrin, dirigida por Leinsdorf y y Meistersinger con Kubelik.

Cuando Kónya hizo su debut en el Metropolitan, Harold C. Schönberg escribió en The New York Times que “es un tenor wagneriano de raza, y una valiosa aportación a la compañía… Su voz es de un Heldentenor, con proporciones heroicas”. Schoenberg describía así su canto “Puede emitir con un gran volumen sin forzar, tiene un agudo fácil y no parece que se canse. La voz es de muy buena calidad, colorido y sonido, aunque no lo suficiente en la actualidad como para acometer el Siegfried y Tristán”

Kónya se mantuvo en el Met hasta el final de 1974. Durante sus 14 temporadas en la casa dio 287 representaciones en 22 obras, incluyendo entre ellos Radamés, Riccardo en Un Ballo in maschera, Max en Der Freischütz, Eric de Der Fliegende Hollander, Walter de Los maestros cantores de Nuremberg, el papel protagonista en Parsifal, Alfredo en La Travista, Cavaradossi en Tosca, e incluso el Edgardo en la Lucia de Donizetti. Su últimas actuaciones en el Met  fue como Steva en Jenufa.

Las función que hoy os presento gira entorno a dos estrellas en pleno esplendor: el propio Kónya y la soprano Regine Crespin.

Como ya he explicado el Lohengrin era uno de los papeles emblemáticos del húngaro y oyéndolo en estas funciones se entiende el por qué. La voz es grande y brillante, y su canto es fácil, sin esfuerzo. La línea de canto está llena de lirismo y la emisión es cálida. No aparecen en ningún momento signos de cansancio o de flaqueza, en ese sentido recuerda a la facilidad en el canto de Lauritz Melchior, y aunque no se prodiga en jugar con las dinámicas sí que posee un fraseo rico y variado. Toda una creación.

Aquí os dejo el “In fernem land” de esta misma función, brillante de voz y de canto apasionado.

No me ha entusiasmado la Elsa de Régine Crespin, encuentro la voz demasiado gruesa, un poco matronil, para un personaje que yo prefiero escuchar a voces más angelicales, como la Grümmer, la Janowitz o incluso la Studer. Mejora en las frases más dramáticas del duo con su ya esposo en el tercer acto, pero en general su canto se me hace pasado en sus intervenciones del primer actro y sobretodo en el gran concertante previo al final del segundo.

La Ortrud de Nell Rankin es demasiado exagerada, a veces parece una caricatura, se esfuerza demasiado en resaltar la maldad de esta mujer de instintos primitivos, cuando la verdadera maldad reside en lo sibilino – véase el dúo con Elsa, donde le envenena sutilmente para que desconfíe de su futuro esposo -, aunque también ha de ser salvaje en las imprecaciones a los dioses ancestrales germanos. Vocalmente tiene una voz no demasiado carismática y con un agudo bastante calante. El Telramund de Cassel es monolítico en lo vocal y en lo interpretativo, sin sobresaltos ni para bien ni para mal. El rey y su heraldo están bien defendidos.

La dirección de Joseph Rosenstock tiene la virtud de la pulcritud, pero la desgracia de la falta de ímpetu y cierta sensación de rutina, mientras que la orquesta y coro del Met suenan correctamente. La calidad de la grabación es bastante buena.

Richard Wagner – Lohengrin(CD01a, CD01b, CD02a, CD02b, CD03)

Heinrich der Vogler – Ernst Wiemann

Lohengrin – Sándor Kónya

Elsa von Brabant – Régine Crespin

Friedrich von Telramund – Walter Cassel

Ortrud – Nell Rankin

Der Heerrufer des Königs – Calvin Marsh

Vier brabantische Edlen – William Stanz – Arnold Kirschberg – John Trehy – Vladimir Chistiakov

Metropolitan Opera Orchestra and Chorus- Joseph Rosenstock

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: