Mis favoritos – El concert per violí Op. 64 de Mendelssohn

24 Octubre 2011

El concert per violí de Mendelssohn és una obra primordial en el repertori de qualsevol violinista que destaqui, i tot i que actualment es considera que està un graó per sota d’altres concerts romàntics, com els de Brahms, Tchaikovsky o Sibelius, no em ve al cap algú que no l’hagi gravat.

El concert és una de les últimes grans obres orquestral que va escriure Mendelssohn, i es va estrenar al Gewandhaus de Liepzig al 1845 pel violinista Ferdinand David, amic molt proper del compositor i violí concertino de l’orquestra de Liepzig.

L’obra és absolutament deliciosa, amb un primer moviment molt trencador per a l’època, amb una melodia d’aquelles que no s’obliden (apassionant i apassionada).

Us deixaré els links per que veieu la versió d’una adolescent Sarah Chang (15 anys) amb la New York Philharmonic dirigida pel mestre Kurt Masur (1995.)

El segon moviment tant bucòlic com encisador,

i un final guspirejant i brillantíssim.

Us deixo una parrafada molt explicativa extreta de la wikipedia:

——————————-

“El Concierto para violín en mi menor, Op. 64 es la última gran obra orquestal del compositor alemán Felix Mendelssohn-Bartholdy. Forma una importante parte del repertorio de violín y es uno de los conciertos para violín más populares y más interpretados de todos los tiempos. Una interpretación habitual tiene una duración de casi media hora.

Mendelssohn originalmente prometió un concierto para violín en 1838 a Ferdinand David, un amigo cercano que era un consumado violinista. Sin embargo, la obra tardó seis años en completarse y no fue estrenada hasta el año siguiente, en 1845. Durante este tiempo, Mendelssohn se carteó con regularidad con David, en busca de consejos para el concierto. La obra es uno de los primeros conciertos para violín del Romanticismo e influyó en las obras de varios compositores. A pesar de que el concierto consta de tres movimientos en la estructura típica rápido-lento-rápido y cada movimiento sigue la forma tradicional, el concierto era innovador e incluía características nuevas parala época. Como aspectos distintivos del concierto se destacan la entrada inmediata del violín al comienzo de la obra y el enlace entre movimientos sin solución de continuidad.

La obra fue inicialmente bien recibida y pronto fue considerada como uno de los conciertos para violín más grandes de todos los tiempos. Sigue siendo popular y se ha forjado la reputación de ser esencial su dominio para todos los virtuosos del violín, y normalmente es uno de los primeros conciertos románticos que aprenden. Varios violinistas profesionales lo han grabado y éste se interpreta con regularidad en salas de concierto así como en competiciones de música clásica.

Historia:

Tras su nombramiento en 1835 como director principal de la Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig, Mendelssohn eligió a su amigo de la infancia Ferdinand David como concertino dela orquesta. Los orígenes de la obra proceden de la colaboración entre ambos. En una carta fechada del 30 de julio de 1838, Mendelssohn le escribió a David:

«Me gustaría escribir un concierto para violín para ti el próximo invierno. Tengo uno en mi menor rondándome por la cabeza, cuyo comienzo no me deja en paz».

El concierto tardó seis años en completarse. Varios posibles motivos justifican el retraso, entre ellos las propias dudas del compositor, el tiempo empleado en componer su tercera sinfonía y el infeliz periodo en Berlín tras la solicitud del Rey Federico Guillermo IV de Prusia. Sin embargo, durante este periodo, Mendelssohn se carteó con regularidad con David, en busca de consejos para el concierto. Además, este concierto para violín fue el primero de los muchos que serían compuestos con la colaboración de un violinista profesional e influenciaría las colaboraciones futuras. La partitura autógrafa tiene la fecha del día 16 de septiembre de 1844, pero Mendelssohn todavía necesitaría los consejos de David hasta su estreno. El estreno tuvo lugar en la Gewandhaus de Leipzig el 13 de marzo de 1845, interpretado por David y con la Orquesta de la Gewandhaus bajo la batuta del compositor danés Niels Gade, ya que Mendelssohn, se encontraba demasiado débil. Sin embargo, el 23 de octubre del mismo año se volvió a interpretar el concierto con un gran éxito, dirigido esta vez por el propio Mendelssohn e interpretada de nuevo por David.

El concierto fue interpretado otra vez el 3 de octubre de 1847 por el joven Joseph Joachim, violinista húngaro y protegido de Mendelssohn, que se hizo famoso sobre todo por la interpretación del Concierto en re mayor de Beethoven en el memorable concierto del 27 de mayo de 1844 que tuvo lugar en Londres”

Legado:

El concierto para violín de Mendelssohn influyó en los conciertos de varios compositores, que usarían características del mismo para sus propios conciertos. Es por ello que el concierto ha sido considerado como uno de los más plagiados de todos los tiempos.

Por ejemplo, la inusual disposición de la cadenza inspiraría a los conciertos para violín de Tchaikovsky, en los cuales la cadenza también está dispuesta antes de la recapitulación, y Sibelius en el que la cadenza sirve para extender la sección del desarrollo. Tras este concierto, sería muy difícil encontrar un compositor que dejara la cadenza sin escribir para dejar al solista improvisar, como ocurría en la época de Mozart y Beethoven. El enlace de los tres movimientos también se incluiría en otros conciertos, como por ejemplo el Concierto para piano n.º 2 de Liszt.

El concierto tuvo un éxito inmediato, con una calurosa acogida el día de su estreno y bien recibido por los críticos contemporáneos. Hacia finales del siglo XIX, la pieza todavía era considerada como uno de los conciertos para violín más grandiosos del repertorio. Se convertiría en una de las piezas más populares de Mendelssohn y todavía sigue interpretándose a menudo, a pesar de que el interés por su música declinó a principios del siglo XX. En 1906, un año antes de su muerte, el célebre violinista Joseph Joachim dijo lo siguiente en su fiesta de 75 aniversario:

“Los alemanes tienen cuatro conciertos para violín. El más grande, más intransigente es el de Beethoven. El de Brahms compite con él en seriedad. El más rico y seductor fue escrito por Max Bruch. Pero el más profundo, la joya del corazón, es el de Mendelssohn.”

——————————-

Us deixo la meva versió favorita de sempre, que pot ser no és la que surt a les guies (Menuhin, Mullova,…), però que compta amb un violinista excepcional, el Pinchas Zukerman, i amb la direcció més abassagadora de tota la discografia (la repetició del tema principal per l’orquestra a l’inici del primer moviment és pur foc), la del Leonard Bernstein.

A més, el disc es completa amb una versió ultra romàntica de la Italiana, i dues peces de circumstància (una d’elles “Les Hèbrides”), completant un d’aquells disc que mai et canses d’escoltar, una i altra vegada.

Felix Mendelssohn – Concert per violí, Op.64 – (CD)

Concert per violí en mi menor, Op. 64

1. Allegro molto passionato

2. Andante

3. Allegretto non troppo – Allegro molto vivace

Simfonia nº4 en la major, Op. 90 “Italiana”

4. Allegro vivace

5. Andante con moto

6. Con moto moderato

7. Saltarello. Presto

8. Marxa guerrera del sacerdots de “Athalie”

Obertura “Les Hèbrides”, Op.26

9. Allegro moderato – Animato in tempo

Pinchas Zukerman, violí

New York Philharmonic – Leonard Bernstein

 

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: