La primera de Mahler con “Blumine”

13 Novembre 2011

Cuando Mahler presentó su primera sinfonía, en su segunda temporada de director de la Ópera de Budapest (1887), la obra no se anunció como sinfonía, sinó como “Poema sinfónico en dos partes”, y estaba formada por cinco movimientos, uno más de los que se escuchan actualmente.

Primera Parte: De los días de la Juventud

I. Primavera sin fin

II. Flora

III. Navegando a toda vela

Segunda Parte: Comedia Humana

IV. Marcha fúnebre a la manera de Callot

V. Del Infierno al Paraíso

La primera parte comprendía los dos primeros movimientos de la sinfonía tal y como la conocemos ahora separados por un Andante, denominado “flora” (Blumine). Este movimiento acabó siendo desechado definitivamente en 1896 por Mahler, que lo consideró poco sinfónico. De hecho, había sido tomado de cierta música incidental que había escrito anteriormente para una obra teatral. Durante un largo tiempo ese movimiento se consideró perdido, pero apareció en 1959 y en ocasiones ha sido interpretado como parte de la sinfonía. La opinión de los críticos está dividida, pero la mayoría de los comentaristas cree que el compositor estuvo en lo correcto al eliminarlo. Otros señalan que existen importantes lazos temáticos entre este movimiento y el final.

Blumine, interpretado por la Mahler Chamber Orchestra bajo la dirección de Daniel Harding (Liepzig 2011)

La sinfonía, con el tiempo y las sucesivas revisiones que fue realizando el compositor también perdió el sobrenombre de “Titán” y de los diferentes  movimientos (1894), pasando a llamarse Sinfonía nº1 en re mayor.

Esta sinfonía no fue realmente la primera de Mahler. Hay evidencias de que anteriormente compuso por lo menos otras cuatro y que sus manuscritos  pudieron haber sobrevivido hasta la Segunda Guerra Mundial. Es desafortunado que esas obras tempranas fueran destruidas, pero por lo menos el hecho de conocer su existencia contribuye a explicarnos la maestría propia de la experiencia que se hace evidente enla Primera Sinfonía.

A pesar de esto, el estreno de la obra fue fríamente recibido por el público, e incluso el crítico Viktor von Herzfeld, que era amigo íntimo de Mahler, le regaló la siguiente reflexión “Todos nuestros grandes directores……han de reconocer finalmente, o han demostrado, que no son compositores….Hecho que también es verdad con Mahler”.

Para los que quieran escuchar la sinfonía con los cinco movimientos, tal y como fue concebida, os dejo una grabación liderada por Eugene Ormandy (que llegó algo maduro al boom Mahleriano de inicios de los 60) como siempre con su Orquesta de Filadelfia, en una versión muy brillante, de tiempos  animados y discurso optimista, con un fresquísimo primer movimiento, una socarrona marcha fúnebre y un exultante final.

Mahler – Sinfonía nº1 en re mayor (link)

The Philadelphia Orchestra-Eugene Ormandy

Anuncis

2 Respostes to “La primera de Mahler con “Blumine””

  1. Luis Miguel Says:

    Excelente artículo, lleno de interés y amenidad; muchísimas gracias.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: