Archive for the 'Kasarova' Category

Mis Favoritos: Reivindicando La Favorita

31 Mai 2010

La Favorita es una de esas óperas ante las que muchos de los llamados “expertos” operófilos arrugan la nariz. Y es que ni es de Wagner, ni tiene un argumento transcendente (yo casi creo que no tiene argumento, de tal engendro que es el libreto), ni da juego para paranoias escénicas que puedan llamar la atención de los nuevos amos del mundo operístico: los directores de escena.

Pero mirando con perspectiva ha sido una de las óperas fundamentales del repertorio de muchísimos teatros, admirada por el público y respetada por los mejores cantantes, sobretodo los tenores. Sólo en el Liceu se han dado más de 250 funciones, eso sí, en los últimos 30 años sólo se ha programado en tres temporadas. ¿Falta de interés? No, falta de voces.

Y es que La Favorita necesita al menos de tres cantantes de primera categoría y, para colmo, especialistas en belcanto. De entre ellos, se lleva la palma el Fernand (Fernando), papel para tenor que es uno de los más exigentes del repertorio belcantista para esa cuerda.

La Favorite (porque se estrenó en francés el 2 de diciembre de 1840 en París) es una ópera de Gaetano Donizetti con libretto (si se le puede llamar así) de Alphonse Royer y Gustave Vaëz, con arreglos de Eugène Scribe, en el cual se narra la historia de Leonora de Guzmán.

Donizetti se había mudado a París en 1838 con un contrato para escribir tres obras para L’Opéra. Durante el año siguiente había completado L’ange de Nisida para el Théâtre de la Renaissance, pero nunca llegó a estrenarse por causar bancarrota la compañía. Donizetti salvó la mayoría de la partitura para La favorite, obra en la que se puede escuchar alguna de sus mejores piezas. De hecho hay bastante de refrito en la partitura, ya que en la propia L’ange de Nisida hay trozos de Adelaide, si bien la música compuesta expresamente para la obra se centra en las arias, donde Donizetti solía adaptarse a las aptitudes vocales del reparto que la iba a estrenar. Y aquí es donde está la clave de la calidad belcantista de la obra, ya que para el estreno Donizetti contaba con un cast original formado por cuatro auténticos virtuosos: Rosine Stoltz (Leonor), Gilbert Duprez (Fernand), Paul Barroilhet (Alphonse) y Nicholas Levasseur (Balthazar).

La obra obtuvo un éxito colosal, y sólo en L’Opéra hasta 1918 se dieron 618 funciones. En tres años la ópera ya se había extendido por toda Europa y EEUU, principalmente en la versión en italiano ligeramente variada (prácticamente es una traducción, sin cambios destacados en la partitura, y nunca autorizada explícitamente por el autor).

La Favorite ha sido una ópera siempre ligada al tenor. Fernandos míticos empiezan por el propio Duprez (inventor del do de pecho), Gayarre (que lo tenía como papel de presentación) o Caruso, y más recientemente Di Stefano (en sus primeros años), Gianni Poggi, Gianni Raimondi, Alfredo Kraus, Luciano Pavarotti, Jaume Aragall y Ramón Vargas han hecho excelentes recreaciones. De entre estos últimos ha sido Alfredo Kraus, sin lugar a dudas, el más perfecto y persistente defensor de una parte que fue capaz de exprimir hasta el máximo con absoluta maestría. Y es que Kraus, a pesar de no disponer de un timbre de belleza refulgente como Pavarotti o Aragall, poseía una técnica suprema que le permitían frasear y recrearse en un canto lleno de matices, con una dicción impecable y un legato prodigiosos, además de las facultades (la parte tiene varias citas por encima del si3 natural, alcanzando el do4 y el do sostenido más de una vez).

La parte de Leonora es para una mezzo que ha de dominar perfectamente los resortes del belcanto, además de poder alcanzar notas muy agudas (de soprano) en los dúos con el tenor. Han sido grandes dominadoras de la parte la Stignani, la Simionato y la Cossotto, aunque también han dejado grandes lecturas la Barbieri (un poco corta), la Verret, la Baltsa (estas dos más sopraniles) y la Zajick (con ese portento de la naturaleza de voz que posee).

El personaje de Alfonso XI tiene un aria de salida muy lucida que han grabado muchos de los principales representantes de la cuerda baritonal. Es un aria difícil, por las florituras y ascensiones al registro agudo que requiere, que ponen en peligro la propia línea de canto, que ha de ser auténticamente belcantista.

Por ultimo, el papel de Balthazar es para un bajo que ha de saber dar la replica en los dúos e imponerse por autoridad y voz en los magníficos concertantes finales del segundo y tercer acto

——————————–

Repasemos algunas de las principales piezas de la obra (en la versión italiana).

En primer lugar el aria de salida de Fernando “ Una vergine”. El airoso posee dos estrofas, separadas por una pequeña intervención del bajo, pero la tradición impuso que se interprete una sola estrofa. La dificultad para el tenor es extrema, ya que de salida ha de ascender a un re bemol sobreagudo totalmente en frío. Alfredo Kraus lo bordaba en estas funciones de 1971 en Tokio. Dirige Olivero de Fabritiis.

Después de un dúo entre Fernando y Baltasar, un coro femenino y una aria casi de sorbete de Inés (soprano ligera), llega Leonora de Guzmán y se encuentra con su amante Fernando. El dúo  “Ah! Mio bene” es sensacional, con una cabaletta llena de puntatture. Cossotto y Kraus son una pareja ideal, en las misma función que el video anterior.

Después del dúo hay una nueva cabaletta del tenor muy exigente “ Si del core..” que se elimina casi siempre, con lo que el primer acto suele finalizar con el dúo. El segundo acto empieza con la gran escena de salida del rey Alfonso “Vien Leonora, a piedi tuoi”. No puedo resistirme a ofreceros la versión del gran Ettore Bastianini, que si bien no es el más sutil belcantista, la belleza intrínsica de su voz de barítono, la vehemencia de su canto y recursos sobrados permiten disfrutarla por completo. Es la grabación en estudio de DECCA del año 1955, dirigida por Alberto Erede.

El finale del segundo acto es una de mis partes favoritas de la obra. Su construcción es ejemplar con la presencia dominante del bajo, que se ha de mostrar autoritario. La grabación es la misma que la anterior, completando el reparto Giulietta Simionato (Leonora), Gianni Poggi (Fernando) y Jerome Hines (Baltasar), la orquesta y coros son los del Maggio Musicale Fiorentino.

En el tercer acto pasan muchas cosas, a cual más inverosímil. En él se encuentra la gran escena de Leonora “O mio Fernando”, considerada como una de las mejores arias belcantistas para mezzo. Fieronza Cossotto hace una lectura insuperable: la calidad y homogeneidad de su timbre en todos los registros, su magisterio canoro y sus agudos portentosos la colocan en el número uno de mis preferencias. Veámosla en la función de Tokyo de 1971.

El final del tercer acto es muy dramático, con Fernando descubriendo que Leonora es la “favorita” del rey. El tenor ha de poner toda la carne en el asador (muy al estilo de los papeles escritos para Duprez).  Veamos a Kraus, junto con Cossotto, Bruscantini y Raimondi en la función de Tokyo.

El aria “Spirito gentil” quizás sea la pieza más conocida de la ópera. Pocos de los grandes tenores del siglo XX no la han, al menos, grabado, aunque no sea precisamente adecuada a sus características vocales (léase Domingo, Corelli o Carreras). Al aria le precede un breve recitativo “Favorita del re” donde se ha de expresar la rabia y el dolor de descubrir que Leonora es la amante del rey. El aria consta de tres partes, la primera melancólica, una central más viva, de sentimientos encontrados, y la tercera, repetición de la primera, donde el tenor ha de alcanzar el do4, en la cadenza se suele incluir una ascensión al si natural. La dificultad es máxima. Escuchemos al maestro Alfredo Kraus en una interpretación desde el Carnagie Hall de 1975.

La ópera acaba con otro magnífico dúo, donde Leonora y Fernando se reencuentran y se reconcilian, justo antes de la muerte de la adúltera. Al morir Leonora, Fernando grita desesperado “E spenta”, y el tenor ha de volver a colocar otro do4. Veamos la última escena de la ópera con la mezzo Shirley Verret y Alfredo Kraus desde el Teatro de la Zarzuela de Madrid, en junio de 1992, en la última función de la carrera de la gran mezzo norteamericana.

——————————–

A continuación os dejo un link de la página KAREOL con el libreto de la ópera.

http://www.kareol.es/obras/lafavorita/favorita.htm

——————————–

Por último os facilito los links de algunas de las versiones que más me gustan de la obra.

En primer lugar la que para mí es la mejor versión de la ópera que poseo (y os advierto que tengo casi una treintena). Se trata de una función desde Buenos Aires de 1967 con el dúo insuperable formado por Kraus-Cossotto, ambos en estado de gracia. Les acompaña un notable cantante como Bruscantini (mejor aquí que en Tokyo, menos nasal) y la eficiencia del bajo Ivo Vinco. La toma en vivo no es muy buena y está trufada por las continuas histerias del público, pero no importa ante semejante derroche canoro de los dos protagonistas.

Gaetano Donizetti – La Favorita (CD01, CD02)

Leonora – Fiorenza Cossotto. 

Fernando – Alfredo Kraus. 

Alfonso XI – Sesto Bruscantini

Baltasar – Ivo Vinco.

Buenos Aires, Teatro Colon – Bruno Bartoletti (1967)

En segundo lugar la primera grabación que se puede considerar completa de la obra. Pavarotti nos deja aquí un Fernando generosísimo de voz y arrebato tímbrico (en directo no consigue tanta fluidez, en un papel que le exigía mucho), mientras que Cossotto, menos suelta que en los directos, hace una Leonora que sienta cátedra. Bacquier es un Alfonso insuficiente (estrangulado) y Ghiaurov es un Baltasar de muchos quilates. La Inés de Cotrubas es un lujo.

Gaetano Donizetti – La Favorita (CD01, CD02, CD03)

Fernando – Luciano Pavarotti

Leonora – Fiorenza Cossotto

Alfonso XI – Gabriel Bacquier

Baltasar – Nicolai Ghiaurov

Inés – Ileana Cotrubas

Orquesta y Coro del Teatro Comunale de Bologna – Richard Bonynge

 

Por último os dejo la última versión grabada en estudio, en el original Francés, con un reparto bastante potable, sobretodo por el excelente Fernand del mexicano Ramón Vargas. Le acompañan una deslumbrante, por voz que no por canto, Leonor de Vasselina Kasarova y un decente Carlo Colombara como Balthazar. El Alphonse de Anthony Michaels Moore es muy tosco vocal y técnicamente. La prestación de las masas muniquesas es la mejor que he oído, con un Marcello Viotti concertando con mano de hierro.

Gaetano Donizetti – La Favorite (CD01, CD02)

LEONOR DI GUZMAN – Vasselina Kasarova

FERNAND –  Ramon Vargas

ALPHONSE XI – Anthony Michaels Moore

BALTHAZAR – Carlo Colombara

DON GASPAR – Francesco Piccoli

INES – Abbie Furmanski

Mûnchner Rundfunkorchester – MARCELLO VIOTTI

Dom Sébastien, Roi de Portugal

16 Setembre 2009

Dom Sebastien capa

Dom Sébastien, Roi de Portugal es una Grand Opera francesa de Gaetano Donizetti, con libretto de Eugène Scribe basado en la obra de Paul Henri Foucher Dom Sébastien de Portugal (1838), una ficción histórica basada en la desafortunada expedición que en 1578 hizo el rey Sebastián de Portugal (1554-1578) a Marruecos. La obra se estrenó en la Opera de París el 13 de noviembre de 1843, y es la última ópera que terminó Donizetti antes de empeorar gravemente su salud a cauda de la sífilis.

El libreto de Scribe toma datos históricos verdaderos y los mezcla con una historia de amor tan improbable como excitante: El rey Sebastián de Portugal decide abdicar por el amor de una mujer…un momento… ¿no es un rey católico? Pues ¿qué hace abdicando por una musulmana? y aquí entran las cosas en el terreno político actual. Por un lado tenemos a los buenos y tolerantes y enamorados Dom Sébastien y su Zayda, más la ayuda de un poeta llamado Camoëns, y por el otro al Gran Inquisidor y a Abayaldo, el pretendiente a la mano de Zayda, que se sabe traicionado. Dos fundamentalistas opuestos el uno al otro pero unidos contra las fuerzas de la razón y del amor! Vaya tema para una opera actual….

La versión que recoge el disco es una grabación de los dos conciertos (2005) que se dieron en el Covent Garden de Londres, donde la obra se daba por primera vez . Es una versión que incorpora los cambios que Donizetti había introducido para las funciones que se iban a dar en Viena, después del estreno en París. Londres debió esperar 162 años para escucharla, pero valió la pena la espera porque con su última ópera, Donizetti rompe varios moldes, primero consigue componer una obra de sabor auténticamente francés (y por lo cual fué muy criticado en París por no ser los suficientemente donizettiano…).

La inspiración melódica es alta pero la obra no entra en el molde clásico de aria tras aria sino que hay mucho recitativo acompañado y las arias tienden a ser pocas y cortas, dando cierta sensación al oyente de que la música fluye a trompicones, ya que cuando se empieza a deleitar de una melodía esta cambia radicalmente, pero hay unos dúos bastante notables, como el dúo de amor y descubrimiento entre Dom Sébastien y Zayde del segundo acto, o el dúo entre Camoëns y Dom Sébastien del cuarto, o el dúo final entre Dom Sébastien y Zayda, de complejidad e innovación rítimicas inusitadas. Hay un septeto notable, y hasta hay una marcha fúnebre con el supuesto cadáver vivito y coleando en escena (Dom Sébastien). Agréguese un ballet delicioso (que recuerda al de La Favorite) y una orquestación que por momentos recuerda a Berlioz, y el resultado es una sopresa, porque este sí que no es el Donizetti de Don Pasquale, sino un digno rival de Auber, Meyerbeer o Halevy.

SINOPSIS (extraida de la Wikipedia)

Act 1 – Lisbon, Portugal

The Christian king, Dom Sébastian, leaves his uncle Dom Antonio to rule Portugal while he and his entourage (including the idealistic poet Camoëns and the Moor princess Zayda whom he had rescued from being burnt at stake for trying to escape the monastery she had resided in since her conversion to Christianity (O mon Dieu, sur la terre), and intends to return her to her father Ben-Selim) go on a crusade against the Moors of Africa.

Act 2 – Morocco, Africa

The reunion between Zayda and Ben-Selim is dampened by her refusal to marry the Moorish chief Abayaldos. Abayaldos leads the Moor to battle against Sébastian’s force and wipe them out. The wounded Sébastian’s life is saved only when his lieutenant Dom Henrique presents himself to Abayaldos as Sébastian before expiring from his wounds, and Zayda pleads for the Christian ‘s life in return to her consent to marry Abayaldos, under the guise that her life was saved by a Christian during her captivity in Portugal, and now she must return the favor. Sébastian is left on the battlefield a broken man (Seul sur la terre).

Act 3.- Lisbon

Camoëns survived the battle and returned to Lisbon (O Lisbonne, o ma patrie!), he learns that the Regent, Dom Antonio, had aligned himself with the Spanish Grand Inquisitor Dom Juam de Sylva and usurped the throne. At the public square he runs into Sébastian, just as the mock funeral procession for the supposedly dead king passes by. Camoëns causes a commotion in his outrage, and Sébastian is recognized when he intervenes. Abayaldos recognizes him instead as a lowly Christian whose life he had spared on the battlefield. Sébastian is jailed as an imposter.

Act 4

Sébastian is tried in court. Zayda proves her love for him by testifying to his true identity and how he had escaped death in Africa. Abayaldos angrily accuses her of infidelity, and both Sébastian and Zayda are jailed (she for ‘treason’). Eager to legitimize his alliance with Spain, Dom Antonio and Dom Juan de Sylva offers to spare Sébastian’s life if Zayda can convince him to sign the official instrument selling Portugal to Spain. After his initial refusal, Sébastian signs the document, to Zayda’s indignation. She runs off to throw herself to the sea, but when Sébastian catches up with her on the top of the tower, they find Camoëns in a boat attempting a rescue. Sébastian and Zayda are discovered half way down the rope to the boat, and plunge to their death when the rope is slashed. Camoëns is mortally wounded by gunfire, and the opera ends with the loss of Portuguese independence as the Spanish fleet appears on the horizon.

Giuseppe Filianoti se encarga del papel protagonista que da nombre a la obra. Su voz de tenor lírico es adecuada para el rol, con un timbre muy luminoso y que corre con facilidad. Filianoti canta con buen estilo, frasea adecuadamente y no se da a excesos expresivos ajenos al estilo belcantista, pero otra cosa es la precisión, con tendencia a calar en las ascensiones al agudo, y muy reservado (en la celebérrima” Seul sur la terre” no ataca ninguno de los tradicionales sobreagudos).

A su lado Vesselina Kasarova, una cantante de gran experiencia, demuestra que es una gran artista con canto medido, gran poder seductivo (bellísimo timbre) y una caracterización que hubiera seducido al mas frío. Eso sí, la dicción francesa en lamentable (no se le entiende nada) y hay cierta tendencia al abuso de los graves.

El Gran Inquisidor es un personaje de carácter deleznable, un traidor a su religión y a su patria! Lamentablemente la voz de Alastair Miles no tiene ese grado de oscuridad y amenaza que harían de este carácter algo cuya sola entrada haría poner la piel de gallina. Miles es un cantante esmerado con una voz de bajo correcta, sin más.

Carmelo Corrado Caruso posee una voz adecuada para el rol del poeta Camoëns, un rol simpático y leal que sirve de contrapartida a la maldad del Inquisidor y de Abayaldos.

El Abayaldos de Simon Keenlyside es la salsa de la grabación. Todo lo que hace esta impregnado de drama y de vida y se la juega sin pensar demasiado en las consecuencias. El resultado es que su personaje es el único que cobra auténtica vida y cada una de sus apariciones levantan el nivel dramático de la función.

Ha todo esto hay que añadir un coro que tiene bastante para hacer y una orquesta inspirada por el entusiasmo y la pasión del director Mark Elder, que obtiene un resultado sensacional. Elder dirige con total dominio de la partitura, le confiere puslo dramático y fraseo siempre ágil, todas las secciones de la orquesta suenan claras y no hay baches dramáticos.

En resumen, un Donizetti no apto para Luciamaníacos y sí para amantes de Meyerbeeradas

Gaetano Donizetti-Dom Sébastien, roi de Portugal (CD01, CD02, CD03)

Zayda, a moorish girl – Vesselina Kasarova
Dom Sébastien, king of Portugal – Giuseppe Filianoti
Dom Juam de Sylva, Grand Inquisitor – Alastair Miles
Abayaldos, a chieftain – Simon Keenlyside
Camoëns, a poet – Carmelo Corrado Caruso
Dom Henrique – Robert Gleadow
Dom Antonio/Fist Inquisitor – John Upperton
Second Inquisitor – Lee Hickenbottom
Ben-Sélim – Andrew Slater
Dom Luis – Martyn Hill
Soldier – Nigel Cliffe
Third Inquisitor – John Bernays
Orchestra and Chorus of the Royal Opera House-Mark Elder

El Werther de Vargas

4 Març 2009

werther-vargas

Feia molt de temps que anava al darrera d’aquesta gravació ja que Ramón Vargas és l’únic Werther que jo he vist en directe ja fa 10 anys, al Teatro Real de Madrid.

La història és que un parell d’amics i jo van organitzar un viatge al Teatre Real al juliol de 1999, que feia poc que havia reobert les seves portes, per veure dues funcions que es prometien d’autèntic luxe: Samson et Dalila amb Plácido Domingo, i Werther amb Alfredo Kraus. El cas es que es va anunciar que Kraus suspenia totes les funcions per malaltia (gran decepció), de fet ja no va tornar actuar més, perquè com tots sabeu va morir al setembre d’aquell any.

Així vam anar a la funció una mica decebuts sabent que en lloc del mestre canari cantaria un tenor mexicà bastant jove, el Ramon Vargas, del que sabien que havia gravat un Tancredi amb la Kasarova feia uns pocs anys i que estava començant a guanyar-se fama mundial amb papers com el Rodolfo, el Duc de Mantua, Edgardo o Alfredo.

El repartiment de la funció incloïa la Charlotte de la Carmen Oprisanu (que s’haurà fet d’ella?), la Sophie de la Moreno i l’Albert de l’Enrique Baquerizo, dirigits pel mestre Julius Rudel.

El record que tinc de la funció és molt grat, i em va impressionar molt la veu i la tècnica de Vargas, que va fer una funció molt rodona (crec que tinc el vídeo per algun lloc).

Aquí us deixo com cantava la celebèrrima Porquoi me revellier (Acte III).

Porquoi me revellier (Vargas, Madrid 1999)

Poc després i de manera quasi simultània van sortir dues gravacions del Werther al mercat: una amb l’Alagna i la Georghiu dirigits per Pappano, i l’altra amb el Vargas i la Kasarova dirigits per Jurowski.

La de l’Alagna ràpidament es va convertir amb tota una sensació, amb tota la raó del món, ja que amb la de Kraus són, per mi, les millors versions en estudi de l’òpera.

La del Ramon Vargas no l’he sentit fins que me fet amb ella aquest dies.

La veritat és que la versió no és rodona, fonamentalment per tres punts febles:

El primer és l’erràtica direcció de Jurowski, amb molts contrasts i amb un so a empentes. Tallant o interferint moltes vegades en la línia dels cantats.

La presa de so, bastant opaca, tampoc ajuda gaire a ressaltar la rica orquestració i mil matisos de la partitura.

Per últim els cantats, que exceptuant lleugers moments, no entren en els papers amb tota la carn a la graella, sobretot en els duos entre Werther i Charlotte. Vargas i Kasarova cantant molt bé, però no hi ha gens de química i el resultat es bastant fred, comparat per exemple amb els magnífics duos de la versió Alagna-Georghiu.

Per que veieu un exemple de passió i química us deixo un link amb un fragment (continuació del aria anterior) de la màgnifica versió que van fer a Viena el apassionadíssim Marcelo Alvarez i la magnífica Elina Garanca.

Alvarez-Garanca en Werther (Acte III)

Cal dir que Vargas canta amb un molt de gust i tècnica, i la veu té un timbre maquíssim, però no arriba ni al romanticisme majestàtic i senyorívol d’Alfredo Kraus, ni a l’apassionament desbordant de l’Alagna. La Kasarova per la seva part aporta la seva veu timbradíssima, però està out. La resta del repartiment és digne.

Ara a veure si programen aviat un Werther al Liceu.

Com sempre més informació i links dels discos en el primer comentari.