Archive for the 'Mahler' Category

La quinta de Mahler

6 Juny 2012

Mi idea inicial era la de comentar solo las sinfonías de Mahler que en origen tuvieron un programa (de la primera a la cuarta) pero llegados a este punto me ha parecido conveniente acabar de desgranar el ciclo completo, con lo que continuaremos haciendo unas pequeñas reseñas a cada una de las sinfonías restantes.

En febrero de 1901 Mahler sufrió una grave hemorragia hemorroidal que lo tuvo muy enfermo. Tras superarlo decidió dar un nuevo impulso a su vida que lo llevó a embarcarse en un nuevo estilo que coincide con el inicio de la composición de su quinta sinfonía en verano de 1902. Este nuevo estilo es el que reinará en sus tres obras sinfónicas siguientes, totalmente orquestales-en contraposición a las tres anteriores-y que se basa en una gran complejidad contrapuntística y en una gran variedad en las dinámicas y las atmósferas en cada movimiento, que acabaran de configurar la proverbial diversidad expresiva mahleriana.

La quinta sinfonía consta de cinco movimientos divididos en tres partes en donde las dos parejas de movimientos temáticamente relacionados enmarcan el masivo scherzo central.

1. Traeurmarsch. In gemessenem Schritt. Streng. Wie ein Kondukt.

2. Stürmisch bewegt. Mit gösster Vehemenz

3. Scherzo. Kräftig, Nicht zu schnell.

4. Adagietto. Sehr langsam- Attaca.

5. Rondo-Finale. Allegro-Allegro giocoso. Frisch.

El movimiento inicial es una sentida marcha fúnebre donde la orquestación evoca la típica banda que acompañaba los cortejos fúnebres, mientras que en el segundo movimiento se da rienda suelta al dolor con una alternancia entre lo dulce (idílico) y lo tremendista (agónico) servida por una riqueza extraordinaria de matices que finaliza de manera casi triunfal (la resurrección?) presagiando el final de la obra.

El Scherzo central tiene una energía sorprendente que se basa en la mezcla de los ritmos vieneses de las calles (bailables) y la intimidad y recogimiento de los lieder.

El tercer bloque se inicia con el famosísimo Adagietto, inmortalizado por la película Muerteen Venecia de Visconti. Ahora se sabe que el Adagietto fue un ofrecimiento a su amada Alma (a la que conoció en noviembre de 1901). Esta romanza íntima compuesta sólo para la cuerda y el arpa es un remanso de lirismo entre lo masivo y excesivo. El quinto movimiento es una vuelta a la grandilocuencia y el exceso contrapuntístico que culmina con un estallido de triunfo, sugerido ya al final del segundo movimiento.

A pesar de ser una obra totalmente orquestal, en la sinfonía Mahler no abandona su constante síntesis entre canción y sinfonía: recogió al inicio del finale su canción “Lob des hohen Verstandes” (Alabanza a la sabiduría) del Wunderhorn, mientras que el famoso adagietto es una revisión de su canción “Ich bin der Welt ablanden gekommen” con texto de Friedrich Rückert.

La obra en resumen, es una de las grandes joyas orquestales que toda orquesta de cierto nivel aspira a dominar. Las interpretaciones suelen tender a resaltar más los aspectos rítmicos y de fuerza, excepto en el Adagietto, donde se tiende a un tempo bastante más lento de lo que Mahler preveía.

Os dejo dos movimientos en vídeos del youtube.

En primer lugar, el Adagietto en la gran versión dela Lucerne Festival Orchestra dirigida por Claudio Abbado (2004). El director italiano es uno de los máximos intérpretes de la obra, con un estilo basado en una claridad expositiva y precisión rítmica única, y consiguiendo una variedad expresiva ideal para la obra.

En segundo lugar el tumultuoso último movimiento en una notabilísima versión que tuve la suerte de ver en directo en el Auditori de Barcelona. Fue en 2006 con el gran maestro Eiji Oue y con una hipermotivada Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC). Ningú com Oue ha sigut capaç de galvanitzar la nostra Orquestra, que en aquesta versió (que es troba tota sencera al youtube) sona al nivell de les grans (quins metalls!).

Hay un buen número de grandes versiones de la quinta sinfonía, pero personalmente destaco tres entre ellas: la de Tennstedt con la London Philharmonic (finales de los 80), Abbado con los filarmónicos berlineses (inicio de los 90) y, sobretodo, la dirigida por Sir John Barbirolli con la New Philharmonia en 1969.

Es esta última la versión que os dejo en descarga. En ella destaca la tendencia a ensanchar los tempos en los tres primeros movimientos para lograr una gran nitidez en las sonoridades sin dejar de sonar empastado, consiguiendo que los momentos más “stürmisch” sean tormentosos y no explosivos. En el Adagietto toma un tempo más ligero de lo habitual, de manera que cuando llega el Rondo-finale en ataca todo fluye con naturalidad.

Mahler-Sinfonía nº 5-(CD)

New Philharmonia Orchestra

Sir John Barbirolli

1969

Entradas de las sinfonías de Mahler

https://rodiazsa.wordpress.com/2011/11/13/la-primera-de-mahler-con-%E2%80%9Cblumine%E2%80%9D/

https://rodiazsa.wordpress.com/2011/11/06/el-programa-de-la-segunda-de-mahler/

https://rodiazsa.wordpress.com/2011/11/23/la-tercera-de-mahler-una-montana-rusa-de-emociones/

https://rodiazsa.wordpress.com/2011/12/15/la-cuarta-de-mahler/

Anuncis

La cuarta de Mahler

15 Desembre 2011

Gustav Mahler compuso su cuarta sinfonía poco después de la tercera, y fue su primera obra después de ser nombrado director de la Ópera de la Corte de Viena en 1897.

La cuarta es una de sus sinfonías más breves (sino la que más), elocuentes y alegres. Su último movimiento, como ya explicamos, fue compuesto inicialmente para ser el séptimo movimiento de la tercera, pero al final no lo incluyó. Este movimiento es un lied extraído de Des Knaben Wunderhorn titulado “Das himmlische Leben” (la vida celestial), escrito para soprano y que sugiere como sería la visión del cielo que tendría un niño.

Oigamos este movimiento en la voz de Edith Mathis acompañada de la Filarmónica de Viena y dirigidos por Leonard Bernstein.

El texto del lied, del propio Mahler, lo podéis encontrar aquí: kareol

El resto de la sinfonía se compuso entre 1899 y 1900; pocos meses antes de morir Mahler trató de señalar que los tres primeros movimientos (orquestales) contienen vínculos temáticos con la última canción y presagios de la misma, que se desvanece con una serenidad transfigurada.

Los cuatro movimientos tienen las siguientes nombres.

  • Bedächtig, nicht eilen (Prudente, no acelerado)
  • In gemächlicher Bewegung, ohne Hast (Cómodamente impulsivo, sin prisa.)
  • Ruhevoll, poco adagio (Tranquilo, poco adagio)
  • Sehr behaglich (Muy cómodo)

El primer movimiento marca el tono del sentimiento de inocencia apacible y maravillosa que inunda la obra introduciendo cascabeles y el canto de las flautas como fondo de unas melodías deliciosas y ardientes que se van sucediendo. El segundo movimiento es un poco siniestro, está escrito en forma de danza con un violín solista que tiene una presencia estridente, un tanto arcaica. El tercer movimiento es el más largo y de tempo más lento, a pesar que su música sea la más intensa y apasionada de la obra.

El estreno de la obra, bajo la dirección del compositor, tuvo lugar en Múnich el 25 de noviembre de 1901, con la Orquesta Kaim (predecesora de la actual Filarmónica de Múnich) y la soprano Margarete Michalek, con relativamente poco éxito.

Os dejo una versión histórica y excelente dirigida por el gran Bruno Walter (discípulo del compositor) en 1955 con la prestación lujosa de la Wiener Philharmoniker y la interpretación y voz angelicales de Hilde Gueden. De regalo va la sinfonía 38 “Praga” de Mozart.

El enlace de descarga procede del blog SENTIDOS: http://juliosbv.blogspot.com/

 

Gustav Mahler-Sinfonía nº4 (link de descarga)

Wiener Philharmoniker-Bruno Walter

Hilde Gueden, soprano

La tercera de Mahler, una montaña rusa de emociones

23 Novembre 2011

La tercera sinfonía es la obra más larga del compositor (yo diría que quizás sea la sinfonía más larga de todo el repertorio habitual), y en sus seis movimientos, todos ellos muy diferentes entre si tanto en carácter como en su estructura, se presenta un colosal fresco de sinfónico dedicado a la Naturaleza, que va desde el nacimiento de la vida inerte hasta la creación del hombre y de la fuerza vital por excelencia: el Amor. Mahler lo explicaba así en una carta:

“Mi sinfonía será algo que el mundo jamás ha escuchado. En ella, La Naturaleza misma toma voz, y dice secretos tan profundos que quizá se han escuchado únicamente entre sueños”. Y añadía: “Un día, el mundo se dará cuenta”.

Esta diversidad queda reflejada en el programa que el autor dio a la obra, dando título a cada uno de sus siete movimientos iniciales:

1-     “El despertar de Pan, la marcha de Verano”

2-     “Lo que me dicen las flores del prado”

3-     “Lo que me dicen los animales en el bosque”

4-     “Lo que me dice el hombre”

5-     “Lo que me dicen los ángeles”

6-     “Lo que me dice el Amor”

7-     “Lo que me dice la infancia”

La composición de la obra le llevó a Mahler tres años, quedando finalizada en 1896. No se estrenó de manera completa hasta junio de 1902, dirigida por el propio Mahler, y durante el camino perdió tanto el programa, es decir, los títulos, como el último movimiento (que pasó a ser el último movimiento de su cuarta sinfonía). En su forma final, tal como se publicó en 1898, la obra consta de los siguientes movimientos:

  1. Kräftig. Entschieden (Fuerte y decidido) [re menor a Fa mayor]
  2. Tempo di Menuetto [La mayor]
  3. Comodo (Scherzando) [do menor a Do mayor]
  4. Sehr langsam—Misterioso (Muy despacio-Misterioso)
  5. Lustig im Tempo und keck im Ausdruck (Alegre in tempo y descarado en expresión) [Fa mayor]
  6. Langsam—Ruhevoll—Empfunden (Lentamente-tranquilo-sintiéndolo profundamente) [Re mayor]

La obra se divide en una primera parte, formada exclusivamente por el primer movimiento, de más de media hora de duración, y una segunda parte que comprende el resto.

El movimiento inicial es colosal en su concepción. Se inicia brusca pero lentamente y va evolucionando hasta conventirse en una rimbombante marcha orquestal liderada por las trompas.

El segundo movimiento se inicia con un gracioso minueto, en contraste con la fuerza arrolladora del movimiento anterior, pero puntualmente se suceden episodios más impetuosos, como si de tormentas primaverales se trataran.

El scherzo siguiente tiene un carácter jovial y juguetón, con grandes carcajadas incluidas, hasta que interviene desde la lejanía una corneta, que genera un episodio parala contemplación. Cuandose retoma el scherzo la melodía de la corneta va interrumpiendo en diversas ocasiones el discurso natural del mismo.

En el bellísimo cuarto movimiento, con una instrumentación escasa, escuchamos a la contralto en un solo cantando “O Mensch! Gib acht”, sacado de la Canción de medianoche de la obra “Así habló Zaratustra” de Nietzsche, que retoma material melódico del primer movimiento.

El vivo y alegre quinto movimiento, “Es sungen drei Engel”, es una de las canciones de Des Knaben Wunderhorn escritas por el propio Mahler, donde un coro de niños, imitando el sonido de las campanas, un coro femenino y la contralto solista nos hablan de la redención de los pecados y de la fe.

A continuación os dejo un vídeo con el cuarto y quinto movimiento interpretados por Carolyn Watkinson, la Orquesta del Concertgebouw de Amsterdam y dirigidos por Bernard Haitink.

El sexto movimiento, de más de veinte minutos de duración, es absolutamente majestuoso.Este inmenso Adagio, según la opinión del gran Leonard Bernstein, contiene la música más dolorosamente hermosa escrita por Mahler. Se inicia muy suavemente con una melodía en forma de coral, que lentamente va creciendo hacia un final con un clímax absolutamente emocionante y sobrecogedor, coronado con unas rubricas de los timbales que nos ayudan a descargar toda la tensión contenida, y que directamente nos transportan al máximo grado de emoción posible. Una apoteosis.

Hay muchas versiones excelentes de la tercera sinfonía de Mahler, pero yo os voy a dejar mi favorita. Es la que el 25 de diciembre de 1983 recogió la radio holandesa, y que cuenta con la voz da Maria Ewing y las masas de una impresionante Orquesta del Concertgebouw, bajo la insuperable dirección, desde mi punto de vista, de Bernard Haitink.

Gustav Mahler – Sinfonía nº3 (link)

Maria Ewing, mezzosoprano

Orquesta del Concertgebouw-Bernard Haitink

Textos de la sinfonía:

http://www.kareol.es/obras/cancionesmahler/3sinfo.htm

La primera de Mahler con “Blumine”

13 Novembre 2011

Cuando Mahler presentó su primera sinfonía, en su segunda temporada de director de la Ópera de Budapest (1887), la obra no se anunció como sinfonía, sinó como “Poema sinfónico en dos partes”, y estaba formada por cinco movimientos, uno más de los que se escuchan actualmente.

Primera Parte: De los días de la Juventud

I. Primavera sin fin

II. Flora

III. Navegando a toda vela

Segunda Parte: Comedia Humana

IV. Marcha fúnebre a la manera de Callot

V. Del Infierno al Paraíso

La primera parte comprendía los dos primeros movimientos de la sinfonía tal y como la conocemos ahora separados por un Andante, denominado “flora” (Blumine). Este movimiento acabó siendo desechado definitivamente en 1896 por Mahler, que lo consideró poco sinfónico. De hecho, había sido tomado de cierta música incidental que había escrito anteriormente para una obra teatral. Durante un largo tiempo ese movimiento se consideró perdido, pero apareció en 1959 y en ocasiones ha sido interpretado como parte de la sinfonía. La opinión de los críticos está dividida, pero la mayoría de los comentaristas cree que el compositor estuvo en lo correcto al eliminarlo. Otros señalan que existen importantes lazos temáticos entre este movimiento y el final.

Blumine, interpretado por la Mahler Chamber Orchestra bajo la dirección de Daniel Harding (Liepzig 2011)

La sinfonía, con el tiempo y las sucesivas revisiones que fue realizando el compositor también perdió el sobrenombre de “Titán” y de los diferentes  movimientos (1894), pasando a llamarse Sinfonía nº1 en re mayor.

Esta sinfonía no fue realmente la primera de Mahler. Hay evidencias de que anteriormente compuso por lo menos otras cuatro y que sus manuscritos  pudieron haber sobrevivido hasta la Segunda Guerra Mundial. Es desafortunado que esas obras tempranas fueran destruidas, pero por lo menos el hecho de conocer su existencia contribuye a explicarnos la maestría propia de la experiencia que se hace evidente enla Primera Sinfonía.

A pesar de esto, el estreno de la obra fue fríamente recibido por el público, e incluso el crítico Viktor von Herzfeld, que era amigo íntimo de Mahler, le regaló la siguiente reflexión “Todos nuestros grandes directores……han de reconocer finalmente, o han demostrado, que no son compositores….Hecho que también es verdad con Mahler”.

Para los que quieran escuchar la sinfonía con los cinco movimientos, tal y como fue concebida, os dejo una grabación liderada por Eugene Ormandy (que llegó algo maduro al boom Mahleriano de inicios de los 60) como siempre con su Orquesta de Filadelfia, en una versión muy brillante, de tiempos  animados y discurso optimista, con un fresquísimo primer movimiento, una socarrona marcha fúnebre y un exultante final.

Mahler – Sinfonía nº1 en re mayor (link)

The Philadelphia Orchestra-Eugene Ormandy

El programa de la segunda de Mahler

6 Novembre 2011

La segunda sinfonía de Mahler es una de las obras más estimulantes del repertorio. Monumental, poética, compleja, dramática,….., tiene de todo, pero nadie mejor que Mahler para explicarla. El compositor dejó dos programas que explican el devenir de los acontecimientos que quiere expresar en su música.

La sinfonía nació a partir de Totenfeier (Ritos fúnebres), un poema sinfónico en un movimiento basado en el drama poético Dziady del poeta polaco Adam Mickiewicz, que Mahler terminó en 1888.

Cuando ya comenzaba a adquirir prestigio y estima como director de orquesta, presentó su obra al entonces eminente director Hans von Bülow, que tuvo una reacción sumamente desfavorable y la consideró antimusical. Profundamente desanimado no abandonó su obra y posteriormente la retomó agregandole tres movimentos más a fines de 1893 – eran los cuatro primeros de la sinfonía que conocemos. Dejó la obra por un tiempo, sintiendo que necesitaba un final.

En 1894, Hans von Bülow murió, y en el funeral Mahler oyó una musicalización de la oda Aufersteh’n (Resurrección) del poeta alemán Friedrich Gottlieb Klopstock. Aquello fue una revelación, y decidió terminar su obra con su propia musicalización de dicho poema, al que efectuó algunas modificaciones.

Mahler diseñó un programa narrativo para la obra que reveló a varias de sus amistades. Sin embargo, no aprobó su difusión pública, aunque en la actualidad siempre se divulga en los programas de concierto.

La sinfonía fue concluida en diciembre de 1894 y tiene una duración aproximada de entre 75 a 86 minutos. La obra emplea la más extensa orquestación imaginada hasta entonces en los terrenos de la sinfonía:

4 flautas, 4 oboes; 5 clarinetes y 4 fagotes e incluyendo entre ellos: píccolo, corno inglés, clarinete bajo y contrafagot; 10 cornos, 6 trompetas; 4 trombones; tuba baja; órgano; 2 arpas; 3 pares de timbales; percusión nutrida y cuerdas, más soprano y contralto solistas y coro mixto.

La sinfonía consta de los siguientes movimientos:

  • Totenfeier. Ritos Fúnebres-Allegro Maestoso. Mit Durchaus ernstem und feierlichem Ausdruck.
  • Andante moderato. Sehr gemachlich.
  • In ruhig fliessender Bewegung (Con un movimiento tranquilamente fluyente)
  • Sehr feierlich, aber Schlicht. “Urlicht”, Texto de Gustav Mahler
  • Im Tempo des Scherzos. Wild herausfahrend. “Auferstehung”, Texto de Gottlieb Friedrich Klopstock.

Mahler diseñó un programa narrativo para la obra que reveló a varias de sus amistades. Sin embargo, no aprobó su difusión pública, aunque en la actualidad siempre se divulga en los programas de concierto.

El primero se encuentra en una carta dirigida a su amigo Max Marschalk:

“He llamado al primer movimiento, Totenfeier y por si usted está interesado, le diré que es al héroe de mi Primera Sinfonía a quien estoy llevando a su tumba y cuya vida imagino que puedo ver reflejada en un espejo desde un punto de vista superior. Al mismo tiempo está la gran pregunta, ¿porqué vivimos? ¿por qué sufrimos? ¿no será todo una gran y terrible broma? Debemos contestar estas preguntas si deseamos seguir viviendo, ¡inclusive si deseamos seguir muriendo! El hombre en cuya vida esta llamada ha resonado, debe dar una respuesta pues y yo la doy en el último movimiento. El segundo y tercer movimientos fueron concebidos como interludios. El segundo, ¡un recuerdo! Un rayo de sol, claro y pleno de vida de este héroe. Estoy seguro de que a Ud. le habrá ocurrido esto mientras estaba llevando a alguien hacia su tumba, alguien muy cercano a su corazón; tal vez en el camino de retorno apareció repentinamente la imagen de un momento de felicidad ocurrido hace tiempo, el que eleva su alma y al que ninguna sombra puede amenazar. Uno casi olvida lo que ha ocurrido… Ese es el segundo movimiento. Pero cuando Ud. despierta de este sueño melancólico y debe retornar a la confusión de la vida puede ocurrir que la agitación incesante, el torbellino sin sentido de la existencia, le parezca irreal cual figuras que danzan en un salón de baile brillantemente iluminado; usted los contempla desde la oscuridad y desde tal distancia !que no puede oír la música! Así la vida parece sin sentido, una terrible pesadilla de la que usted se despierta con un grito de horror. Ese es el tercer movimiento. Lo que sigue es claro para usted”.

El segundo programa fue dado verbalmente a su gran amiga Natalie Bauer-Lechner y a su discípulo Bruno Walter y dice:

“El primer movimiento retrata la lucha titánica contra la vida y el destino que enfrenta un superhombre quien es, todavía, prisionero del mundo, sus interminables y constantes derrotas y finalmente, su muerte. El segundo y tercer movimientos son episodios de la vida del héroe caído. El Andante nos habla de su amor. Lo que he expresado en el Scherzo puede sólo ser descripto visualmente. En Urlicht se exponen las preguntas y la lucha del alma humana por Dios, así como su propia existencia y naturaleza divina. Mientras los tres primeros movimientos son narrativos el último es totalmente dramático: Aquí todo es movimiento y acontecer. Empieza con el mismo terrible grito de muerte con que concluye el Scherzo. Y ahora, después de estas amenazantes preguntas viene la respuesta: el día del Juicio Final: un tremendo temblor golpea la tierra. El clímax de este terrible acontecimiento es acompañado por redobles de tambores. Entonces se oye la última trompeta: las tumbas se abren, todas las criaturas emergen de ellas, gimiendo y temblando. Luego marchan en enormes procesiones: ricos y pobres, reyes y aldeanos, toda la Iglesia con sus obispos y papas. Y todos sienten igual temor, todos gritan y lloran de la misma manera pues a los ojos de Dios no hay hombres justos. Como desde el otro mundo, la última trompeta vuelve a sonar. Finalmente después de que se han levantado de sus tumbas y la tierra queda silenciosa y desierta, se oyen sólo el sonar del pájaro de la muerte, hasta que él mismo muere. Lo que sucede ahora está lejos de ser imaginado: no hay juicio divino, ni bendecidos ni condenados, no el Bien y el Mal. Todo ha cesado de existir. Suaves, simples las palabras inundan el aire: ‘Levántate, sí levántate, polvo mío, el descanso ha concluído’. Aquí las propias palabras son suficientes como comentario y no agregaré una sola sílaba, pero el gran crescendo que se inicia en este punto es tan tremendo e inimaginable que yo mismo no se como lo he logrado”.

Aquí os dejo el maravilloso cuarto movimiento “Urlicht” con la gran Janet Baker dirigida por Leonard Bernstein y acompañada por la London Symphony. El texto lo podéis encontrar traducido en el siguiente link (Kareol).

A pesar de esto, cada uno tiene la libertad de no ceñirse a estos programas y sentir la música y dejarse llevar por las sensaciones y sentimientos que seguro
que vais a experimentar con esta sublime obra.

Os dejo una muy notable versión de Vaclav Neumann, uno de mis mahlerianos favoritos, cuya integral con la Filarmónica Checa es casi de culto por la gran calidad de las interpretaciones y por lo difícil que resulta encontrarla en las tiendas, no así en internet, editada por la discográfica checa Supraphon.

La grabación no es la de estudio, sino de la radio francesa, donde la Orquesta Nacional de Francia responde con un sonido compacto y muy ajustado a la analítica lectura de Neumann, siempre tendiendo a diseccionar cada una de las secciones, pero consiguiendo transcender esa casi obsesiva atención al detalle con un cohesión en la lectura que impide que nos quedemos con un mero ejercicio de gimnasia orquestal, sino con la emotividad intrínseca de la obra.  El coro es el de Radio France, y las voces, excelentes por cuerpo y musicalidad de la contralto Daphné Evangelatos y la soprano Gabriela Benackova.

Gustav Mahler-Sinfonia nr 2. “Resurrección” (link de descarga)

Gabriela Benackova (soprano)

Daphné Evangelatos(contralto)

Corio de Radio France

Orquesta Nacional de Francia-Vaclav Neumann.

INTRODUCCIÓ A LA MÚSICA DEL SEGLE XX. CAPÍTOL 1

10 Agost 2010

“Ballant sobre el volcà” és el primer d’una sèrie de capítols que, sota la guia de Simon Rattle, ens intenta introduir en la música clàssica del segle XX.

El director britànic, un autèntic coneixedor i defensor d’aquest repertori, ens condueix a través dels diferents moments històrics i moviments musicals que van fer evolucionar la música des de la placidesa del post-romanticisme fins a l’atonalitat i el dodecafonisme.

Com a tòpic absolut de la història de la música, tot comença amb l’acord inicial del preludi del Tristan und Isolde, i a partir d’aquí, mitjançant exemples al piano, narració i fragments de peces interpretades per la City of Birmingham Symphony Orchestra, es van desenvolupant de manera clara i entenedora els diferents conceptes.

Escoltem el preludi i el Libestod del Tristan und Isolde amb l’Orquestra West-Eastern Divan dirigida per Daniel Barenboim, als PROMS del 2009

La sèrie consta de set capítols, que anirem desgranant poc a poc, i que he trobat al molt recomanable blog de Jmrecillas.

Per als neofits és una sèrie ideal per introduir-se en el món d’aquesta música que en moltes ocasions no és fàcil de pair a primera oïda. Per als més experts els i semblarà poc.

Leaving Home, a television programme introducing 20th century orchestral music

Capítulo 1: ‘Dancing on a Volcano’ (‘Bailando sobre un volcán’) (VIDEO)

1. Obertura de la ópera ‘Tristan und Isolde’ (‘Tristán e Isolda’) de Richard Wagner

2. ‘Verklärte Nacht’ (‘Noche transfigurada’), de Arnold Schoenberg, basada en un poema narrativo de su contemporáneo Richard Dehmel

3. ‘Sinfonía 7 en Mi menor’ de Gustav Mahler

4. Ópera ‘Elektra’ de Richard Strauss(*)

5. ‘Cinco piezas para orquesta Opus 16’ de Arnold Schoenberg

6. ‘Cinco piezas para orquesta Opus 10’ de Anton Webern

7. Concierto para violín y orquesta’ de Alban Berg (**)

(*) Felicity Palmer

(**) Gidom Kremer

The City of Birmingham Symphony Orchestra – Simon Rattle.

Mis Favoritos: La octava sinfonía de Mahler

15 Novembre 2009

BoulezMahler8

Se la denomina “Sinfonía de los mil” por el masivo elenco necesario para interpretarla, la Octava de Gustav Mahler es quizás su obra más asequible para el público, con un lenguaje musical menos sorprendente e innovador que en sus dos sinfonías anteriores y mucho más convencional que la fenomenal Novena.

Sólo Mahler es capaz de contraponer el himno latino “Vieni, creator spiritus” de la primera parte con sus resonancias oratorias y algunas querencias Brucknerianas, con la más teatral y musicalmente más expresionista segunda parte basada en la escena final de la segunda parte del Faust de Goethe, y llamar al resultado sinfonía.

El estreno en Munich de la obra en 1910 bajo la dirección del propio compositor, unos meses antes de su muerte, fue quizá su mayor triunfo, y desde entonces la vasta envergadura de la obra y su sentido del júbilo le proporcionan un lugar especial dentro de la literatura sinfónica y coral.

Podéis comprobar lo que digo con este primer fragmento que os adjunto, donde la National Youth Orchestra of Great Britain dirigida por Simon Rattle interpretan el final de la primera parte en un concierto de los Proms.

La excepcional cantidad de medios que necesita su interpretación, tanto orquestales como corales (171 instrumentistas en la orquesta y más de 800 cantores en el estreno, de ahí lo de sinfonía de los mil), hace que sea una obra que cada vez que se programa en una sala de conciertos se convierta en un acontecimiento artístico de primera magnitud. Al mismo tiempo las partes solistas son muy extensas y exigentes, teniendo en cuenta la masa sonora con la que han de batirse en ciertos momentos, con lo que se necesitan voces poderosas y resistentes que a la vez sean capaces de crear atmósferas sonoras que a veces son de una sutileza y delicadeza maravillosa.

Como segundo aperitivo os dejo el final de la obra por los mismos intérpretes, la NYOGB dirigida por Simon Rattle.

Como versión para que disfrutéis de la obra os dejo una retransmisión radiofónica del 30 de abril de 2007 de calidad de sonido excelente, de un concierto en la Musikverein de Viena, con la Staatskapelle de Berlin y dirigidos por el gran Pierre Boulez. Uno de los conciertos de la serie realizados en Berlin fue la versión que sirvió para la edición en disco de DG, con ligeros cambios en el grupo de solistas.

La versión de Boulez es excelente, fiel a su estilo de disección de la partitura pero sin restarle monumentalidad a la obra. Se oyen detalles orquestales que en muchas otras versiones pasan desapercibidos, al mismo tiempo que consigue dar el empuje a los momentos de gran clímax, con unas masas que responden con gran eficacia

Gustav Mahler-Sinfonía No. 8 “de los mil” (descarga)

Ricarda Merbeth/Soprano I – Magna Peccatrix

Camilla Nylund/Soprano II – Una poenitentium

Adriane Queiroz/Soprano III – Mater gloriosa

Michelle De Young/Alto I – Mulier Samaritana

Jane Henschel/Alto II – Maria Aegyptiaca

Robert Dean-Smith/Tenor – Doctor Marianus

Hanno Müller-Brachmann/Baritono – Pater ecstaticus

Robert Holl/Bajo – Pater profundus

Wiener Singverein-Slowakischer Philharmonischer Chor-Wiener Sängerknaben

Staatskapelle Berlin-Pierre Boulez