Archive for the 'Morris' Category

Segon aniversari i entrada número 200

1 Març 2011

El passat dia 25 de febrer el bloc va complir dos anys, motiu de celebració ja que no m’imaginava que aguantaria tant de temps. Però a més coincideix que aquesta entrada és la número 200!!!.

Fent balanç dels dos anys estic força satisfet. El contingut de les entrades del bloc ha evolucionat una mica: al començament intentava deixar constància de tota la música que anava escoltant en disc i concerts, però al final la manca de temps i el desig de només compartir el que realment m’ha cridat l’atenció (en el 95% dels casos positivament) m’ha fet ser selectiu.

Per altra part estic molt satisfet de la sèrie dedicada a Montserrat Caballé al Liceu (en la que ja hem parlat de 14 títols), si bé ja encara la recta final per falta de més material (encara tinc a la reserva un Giulio Cesare i una Salome), que a més ha estat molt ben rebuda, convertint-se en part de les entrades més visitades.

A part de la Caballé, he de dir que la música simfònica (sobretot Brahms, Tchaikovsky i Dvorak) ha tingut força tirada, a més de qualsevol post dedicat als divos actuals (el que vol dir que la mitomania està molt viva).

En els pròxims mesos, a part del que és habitual, continuarem amb alguns fronts oberts, tancant el cicle de Rattle i la música del segle XX, fent l’última entrega dels documentals de la BBC amb l’Antnio Pappano i continuant amb la integral de les simfonies de Bruckner.

Pendents tinc moltes promeses fetes com la trilogia Tudor per la Gencer i la Sills, o posts dedicats a obres i cantants que m’agraden especialment i que no són tant coneguts per el públic en general, tot arribarà.

Un altre tema que penso que hauria de millorar és motivar-vos a que tots el que llegiu el bloc participeu comentant, discrepant, criticant i opinant (animeu-vos!).

Com a regal us deixo una gravació, que a part d’excel·lent, per a mi és molt especial. Es tracta de la primera òpera sencera que vaig comprar i escoltar: l’Aida en la gravació de Sony (potser l’última gravació verdiana que pot lluitar amb les clàssiques dels 50s-60s).

I és que aquesta gravació té un repartiment molt equilibrat amb veus molt adequades.

Comencem amb el més veterà, el Radames de Domingo, paper emblemàtic del tenor madrileny (aquesta era la quarta vegada que el gravava). És cert que aquí està ja molt limitat en l’agut (pensem que el paper té escrits una trentena de si bemolls), sobretot quan l’ha d’atacar de forma aïllada on llavors sona molt tivant, però renoi, quin Radames. La veu és de lírico-spinto, amb un centre calidíssim i un fraseig sense màcula que oscil·la entre l’heroïcitat, l’enamorament i la tendresa.

Els videos que us deixarè es corresponen a les funcions del Met amb un repartiment quasi idèntic (canvia l’Amonasro de Milnes pel de Morris) amb una escenografia tant convencional com espectacular. Primer la tremenda ària (que el tenor ha de cantar en fred) “Celeste Aida”

La primera sorpresa de la gravació, en l’època que va sortir (1991), és la sensacional Aida de l’Aprile Millo. Aquesta soprano és una autèntica lírico-spinto amb una veu de timbre carnós i molt bell i  de cant flexible, que a més té un fraseig autènticament verdià. És una Aida cantada de la manera tradicional (recordant a la Tebaldi, la Stella o la Tucci). Està molt, però que molt bé.

Sentim a la Millo en una excel·lent redempció del “O patria mia”. Bravissima!

La segona sorpresa és la totpoderosa Amneris de la gran Dolora Zajick, pràcticament per aquells temps una desconeguda. Poca cosa dir d’una veu autènticament superdotada i un cant arrollador. Estem davant l’autèntica successora de Barbieri, Simionato i Cossotto.

Ara tot el duo i la gran escena d’Amneris del quart acte amb Zajick i Domingo incommensurables.

L’Amonasro de James Morris és, potser, el graó més dèbil del repartiment, no pas per veu ni presència, sinó per la grandíssima qualitat dels companys. Mentres que el Ramfis del Samuel Ramey és un luxe.

L’Orquestra i Cor del Metropolitan sonen a glòria sota la batuta del James Levine que, si bé no aporta cap idea nova a la seva lectura, aconsegueix dotar a la gravació d’un so tant precís com espectacular.

Per últim, una dels moments més celebrats de la història de l’òpera, l’inici de la segona escena del segon acte amb marxa triomfal i ballet inclosos.

Disfruteu-la i moltes gràcies a tots!

 

Giuseppe Verdi-AIDA (CD01, CD02, CD03)

AIDA: Aprile Millo

RADAMES: Placido Domingo

AMNERIS: Dolora Zajick

AMONASRO: James Morris

RAMPHIS: Samuel Ramey

THE KING OF EGYPT: Terry Cook

THE HIGH PRIESTESS: Hei-Kyung Hong

A MESSENGER: Charles Anthony

Metropolitan Opera Orchestra and Chorus-James Levine

Opera from the Met: El Simon Boccanegra de Plácido Domingo (18-01-2010)

19 febrer 2010

Va a ser que no. No creo yo que Plácido haya acertado con esta incursión en el repertorio de barítono. Lleva últimamente el tenor madrileño haciendo cosas raras, ya sea cantar Tamerlano totalmente out de estilo, grabar un disco de canciones con poemas del papa polaco (¿era necesario?), hacer el ridículo en un dúo con Flórez en un CD del peruano, o grabar un dudosísimo álbum donde maltrataba el género de la copla. ¿Su fulgurante carrera y carisma le dan derecho a hacer esto? No lo sé, lo que sí le ha dado es la oportunidad de hacerlo ya que todos los teatros y casas discográficas beben los vientos por cualquier suspiro del Rey de la Ópera.

Para empezar os dejo el duetto entre Boccanegra y Fiesco del prólogo con Domingo y Morris. El lamentable estado vocal del bajo hace parecer que el tenor está mucho mejor de lo que está, pero el esfuerzo se nota en el canto, con momentos donde se palpa la tensión con el cantante forzando al máximo. (Met, 2 de febrero de 2010)

Y es que a pesar de que toda la vida sus detractores han dicho que la voz de Plácido es la de un barítono que ha trabajado para ser tenor, siempre que el tenor ha hecho de barítono (porque esta no es la primera vez, ya grabó hace años un Fígaro del Barbiere para DG con Abbado bastante abominable, y también había grabado algún aria como el prólogo de Pagliacci) la lógica se ha impuesto y, aunque tenga las notas, es decir los graves, el color de su voz se revela como lo que es, el de un tenor. Así que su Boccanegra suena desnaturalizado.

En segundo lugar os dejo un vídeo de la sección final del dúo con Amelia, con una excelente Adrianne Pieczonka.

Hay que decir en descargo del tenor que a medida que va pasando la función la voz va mejorando ligeramente, y que en el segundo y tercer acto fluye más fácilmente, que no quiere decir que suene más fresca, consiguiendo una buena escena en el dormitorio y una notable escena final

Otra cosa es su manera de cantar y su estilo. Es Domingo un cantante que canta Verdi como pocos, además de un creador de personajes indiscutible. Aquí se nota su maestría, consiguiendo más de un momento de auténtica escuela, pero la incomodidad de estar fuera de su impostación habitual le hace que no se entregue al 100% en la interpretación. El maestro siempre ha dicho que cuando está cómodo no recuerda que está cantando, que crea el personaje y la voz sale sola, pero que cuando tiene que estar pendiente de la voz le cuesta mucho más esfuerzo incluso concentrarse en el personaje y que pierde en esa facilidad para comunicar. En este Boccanegra no está cómodo, se notan momentos de tensión en el canto (independientemente de la voz), e incluso hace una entrada en falso (en el duo del primer acto con Amelia), señal inequívoca de que algo pasa.

En último lugar os dejo las maravillosas frases “Plebe, patrizi, popolo” del final del primer acto. Este es un momento cumbre de la obra y todo un bombón para el cantante, aquí se nota mucha más soltura en el canto (¿quizás interés?), consiguiendo mejores resultados que en la media de la función (Met, 2 de febrero de 2010)

El resto del reparto tampoco es para echar cohetes, excepto la elegantísima, bien timbrada y excelentemente fraseada Amelia/Maria de Adrianne Pieczonka (la mejor de la noche de largo). El Fiesco de James Morris es bastante insufrible, ya que el cantante tiene la voz ya completamente desgastada, con un vibrato insoportable y el timbre totalmente descontrolado. Giordani hace un Gabriele Adorno que va de menos a más (de malo a aceptable), pero el centro es muy descolorido oscilando entre sonidos áfonos y nasales, cosa que compensa con un canto valiente y un agudo todavía en buenas condiciones (siempre que sea en forte). Mucho mejor el Paolo de Carfizzi, voz con buena presencia.

Levine consigue que la orquesta del Met suene muy bien. Su visión de Boccanegra tiende a la oscuridad, consiguiendo unas atmósferas muy sugerentes en el segundo acto.

Giuseppe Verdi – SIMON BOCCANEGRA (link de descarga)

Placido Domingo (barítono) : Simon Boccanegra

Adrianne Pieczonka (soprano) : Amelia

Marcello Giordani (tenor) : Gabriele Adorno

James Morris (bajo) : Iacopo Fiesco

Patrick Carfizzi (baritono) : Paolo Albiani

Richard Bernstein (bajo) : Pietro

Adam Laurence Herskowitz (tenor) : Un araldo

Joyce El-Khoury (soprano) : Un’ ancella d’Amelia

The Metropolitan Opera Chorus and Orchestra-James Levine

Opera from the Met: I Puritani de Bellini (13-03-1976)

30 Desembre 2009

I Puritani es una ópera que se ha representado poquísimo en el Met. Teniendo en cuenta que es un teatro de repertorio, con siete funciones semanales, es un hecho extraño, lo que puede significar que no sea una obra demasiado apreciada por el siempre facilón público neoyorquino.

I Puritani llegaron al Met en una única función en la temporada inagural del teatro (1883-1884), para lucimiento de la soprano Marcella Sembrich. Ya no volvió a representarse hasta 1918, también para que pudiera recrearse la gran Maria Barrientos.

Después de esas funciones la última ópera de Bellini tardó 68 años en volver al escenario del teatro, ya en su nueva sede del Lincoln Center. Fue en la temporada 1975-1976, y son el objeto del presente post.

Después la obra desaparecería otra vez por diez años, hasta 1986, para celebrar el 25 aniversario de Joan Sutherland con la compañía. Y las tres últimas tandas de representaciones se dieron en 1991, con Gruberova, en 1997 con Ruth Ann Swenson y las últimas tandas con la nueva megadiva Anna Netrebko.

La serie de funciones de las como toma muestra este blog fueron absolutamente triunfales, con un cast de lujo encabezado por la gran pareja Sutherland-Pavarotti y acompañados por dos grandes figuras de la casa: el barítono Sherrill Milnes y el bajo James Morris.

La Elvira de la Sutherland es de auténtica leyenda por el gran virtusismo y solidez interpretativa de la australiana, aunque en 1976 ya empezaba su lento declive. La voz de la Sutherland era ágil y flexible, con un fiato considerable que le permitía cantar con un legato de alta escuela, al mismo tiempo no era una voz ni mucho menos pequeña o ligera, sino que poseía un centro bastante corpóreo con volumen y buena proyección. En Bellini se mueve en su repertorio natural, y consigue magníficos momentos, como el fabuloso final del primer acto (primera momento de locura del personaje), o en la propia escena de la locura del segundo acto. En el tercer acto ya está un poco más cansada, pero aguanta el tirón de un super-Pavarotti en el tremendo dúo, para acabar la obra con una puntatture que se le escapa (primer gallo que le he escuchado en la vida). A pesar de todo, es una Elvira sensacional, sólo superada, a mi gusto, por la Divina.

VIEN DILETTO IN CELO LUNA! – Met’76

El Arturo de Pavarotti es todo un derroche de facultades. El tenor está en plenísima forma en estas funciones y consigue llevarse el gato al agua en todas sus intervenciones por el arrebato de su canto y por una voz de una emisión, dicción y color que difícilmente se volverán a repetir. No es Pavarotti el más estilista cuando canta belcanto, pero la comunicatividad de su canto y de su bellísima voz son realmente sobrecogedoras.

A TE O CARA – Met’76

Sherrill Milnes y James Morris están bastante fuera de estilo, pero tanto el barítono como el bajo estaban en plenísimas facultades, y no nos engañemos, jugando en casa y con un canto absolutamente vehemente arrebatan al público.

La calidad del sonido es muy buena, y la función se convierte en un auténtico festival de bravos y jaleos del público, totalmente entregado. Una gran noche de ópera. Disfrutarla.

Vincenzo Bellini – I Puritani (Acto I, Acto II y Acto III)

Elvira- Joan Sutherland.

Arturo – Luciano Pavarotti.

Riccardo – Sherrill Milnes.

Giorgio – James Morris.

Metropolitan Opera Orchestra and Chorus – Richard Bonynge