Archive for the 'Patané' Category

El post nº100. Un regal familiar

8 gener 2010

Sembla mentida però ja hem arribat al post nº100. S’havia de celebrar d’alguna manera, i no se m’ha acudit cap altra que preparar-vos un regal operístic.

Quan a l’any 2001 vaig deixar casa dels meus pares, per a anar a viure al pis que havien comprat la meva parella i jo, em va tocar la feina d’empaquetar totes les meves coses cara a fer la mudança. Va ser un moment per un costat feliç, ja que tenia moltes ganes de començar la vida en parella amb la persona que estimes, però al mateix temps nostàlgic, ja que representava deixar endarrere el meu barri, i allunyar-me, si bé només físicament de la meva família i dels meus amics.

No em va sorprendre que les coses a endur-me es limitessin a roba, llibres, apunts i discos, el que em va sorprendre va ser la descomunal quantitat de música que havia acaparat. Eren caixes i caixes de cds, cassets i vídeos (penseu que encara no havien esclatat ni els DVDs, ni els iPods, ni coses d’aquestes, i els ordinadors més bons tenien discs durs de 40 Gb).

La meva germana, mai militant, però sempre simpatitzant de l’òpera, i més en concret de les grans Dives (la Callas sobretot), em va demanar mig en serio mig en broma que si no pensava deixar-li cap CD. Jo no tenia cap intenció de deixar-li res, però en l’últim moment em va passar per les mans un casset gravat per mi per portar al cotxe on tenia una recopilació de fragments variats dels últims CDs que m’havia comprat, i que s’havia convertit en la música que sempre portava en el meu walkman. No m’ho vaig pensar gaire i li vaig donar.

Bé, doncs aquesta recopilació, després de tants anys, continua reapareixen cada vegada que la meva germana i jo parlem d’òpera, i es que sempre em diu “sí aquest nou disc/vídeo/cantant/versió/… està molt bé, però el casset aquell que en vas donar és el que més m’agrada”

Com a regal aquest d’aquest Nadal o de Reis, la meva germana em va demanar que aquesta cinta li passes a CD, i crec que no hi ha millor tema per a celebrar el post nº100 d’aquest bloc que el de regalar-li el CD, i que tots el pugueu fruir i comentar-lo.

Per qüestions de la durada de la cinta alguns fragments gravats eren una mica més curts i no seguien exactament l’ordre en que ara els he recopilat.

Vincenzo Bellini

1.- Norma: Mira o Norma – Caballé/Veasey/Patané /Orange (1974)

Fragment de la mítica Norma de la Caballé d’Orange. El Mira o Norma és un vehicle perfecte per al lluïment de la catalana, amb les seves llarguíssimes frases i una melodia estàtica de sublim bellesa.

2.- Norma: Finale acte II – Callas/del Monaco/Stignani/Serafin/RAI Milano (1955)

Diu la llegenda que Wagner admirava el final de la Norma, fins el punt que deia que seria capaç de canviar totes les seves obres per composar alguna cosa amb la mateixa intensitat i puresa. La gravació correspon a la retransmissió de la RAI milanesa uns mesos abans de les fulgurants funcions de la Scala (a mi la Callas encara m’agrada més aquí).

3.- I Puritani: Duo acte III – Callas/Di Stefano/Picco/Mexico (1952)

Una altre directe llegendari. Di Stefano està pletòric amb un cant vehement com ningú ha aconseguit i la Callas està vocalment en el seu millor moment i expressivament superba (quan fraseja “L’alma elevar mi sento” a hom li despeguen els peus del terra)

Gaetano Donizetti

4.- Roberto Devereux: Quel sangue versato – Gencer/Cappuccilli/Rossi/Nápoles (1964)

Això és una dramatico d’agilittà. Impressionant!!

(Aquí la Gencer en 1980)

Giuseppe Verdi

5.- Ernani: Ernani involami – Price/Schippers/Met (1962)

Leontyne Price era una autèntica veu verdiana, amb un color avellutat i una fluïdesa en tots els registres com poques.

(Aquí 20 anys després)

6.- Ernani: Oh de’ verd’anni miei – McNeil/Schippers/Met (1962)

McNeil posseïa una veu enorme amb unes facultats extraordinàries que no sempre va saber dominar amb l’eficàcia requerida. Aquest Carlo de l’Ernani és el millor que jo l’he sentit mai.

7.- Ernani: Final acto III – McNeil/Price/Bergonzi/Siepi/Schippers/Met (1962)

8.- Rigoletto: Si, vendetta… – Capuccilli/Rinaldi/Rossi/RAI Torino (1967)

Us he inclòs tot el duo pare i filla, amb un jove Cappuccilli rutilant en la zona alta i cant fàcil, i la Rinaldi com a eficaç Gilda. Atenció a l’espectacularitat del “Si vendetta” amb sobreagut de la soprano inclòs.

9.- Rigoletto: La donna è mobile – Pavarotti/Rossi/RAI Torino (1967)

Pavarotti amb la veu fresquíssima, tot un regal.

10.- Un ballo in maschera: Teco io sto – Callas/Di Stefano/Gavazzeni/Scala (1957)

Unes altres llegendàries funcions de la Callas i Di Stefano, aquesta vegada a la Scala. La química entre els dos cantants fa treure espurnes. La direcció de Gavazzeni es abassegadora.

11.- Un ballo in maschera: Eri tu – Bastianini/ Gavazzeni/Scala (1957)

Bastianini és la meva veu de baríton, i aquesta potser sigui la millor ària que Verdi va escriure per aquesta corda.

 

Giacomo Puccini

12.- La Boheme: Mi chiamano Mimi: Freni/Raimondi/Karajan/Wiener Philharmoniker (1963)

Us he inclòs tota l’escena, des de la “Manina” fins al final del primer acte. Meravellós el injustament poc recordat Gianni Raimondi, i una molt jove Freni amb la seva insuperable Mimi.

(Us deixo a la Freni i a Karajan però al 1980)

13.- Turandot: In questa reggia – Nilsson/Corelli/Gavazzeni/Scala (1964)

La Nilsson és la referència en el paper i Corelli el millor Calaf possible.

(Us deixo un vídeo amb la Nilsson i Corelli però d’uns anys més tard, 1971)

14.- Turandot: Nessun dorma – Corelli/Gavazzeni/Scala (1964)

No comment!

(Corelli per la RAI, a finals del 50s)

Així que aquí ho tens Tata, que ho frueixis al teu reproductor de mp3.

LINK DE DESCARREGA 

DUES VERSIONS DELS CAPULETI

8 Octubre 2009

bellini-cappulett

Des de que aquesta òpera va tenir unes triomfals funcions al Teatre alla Scala als anys seixanta amb la Scotto i Aragall com Julieta i Romeo, amb el Tebaldo de Luciano Pavarotti i la direcció del mestre Abbado, aquesta òpera ha tingut una revifada  notable que ha anat acompanyada per una sèrie de gravacions totes elles notables.

La primera gravació en estudi important és una de les que us presento, de l’any 1975 protagonitzada per un trio de cantants també de luxe: Beverly Sills. Janet Baker i Nicolai Gedda. Després vindria una altra de l’EMI gravada en les funcions del Covent Garden amb el gran duo format per la Gruberova i la Baltsa i dirigides primorosament pel Riccardo Muti. Més tard vindria el notable trio Mei-Kasarova-Vargas, i aquest any l’edició de DG dels concerts a Viena protagonitzats pel duo de dives actuals Anna Netrebko i Elina Garanca (que és l’altra versió que us comento).

Els Capuleti de Bellini  és una tragèdia lírica en dos actes amb llibret de Felice Romani que ens narra la història de Romeu i Julieta sense passar per Shakespeare, ja que en aquella època (es va estrenar al 1830) moltes de les obres de l’anglès encara no havien arribat a Itàlia. Per això, es creu que Romani es va basar directament en les fonts originals del segle XVI  (les mateixes que va fer servir Shakespeare).

Les dues versions són notables.

Les Julietes de la Sills i de la Netrebko són vocalment oposades. Mentre la Sills era una soprano lleugera especialista en aquest repertori, la Netrebko és una lírica ample que insisteix en fer-ho. Les dues estan força bé, amb una concepció del personatge allunyada de la típica bleda, donant-li maduresa al personatge i aconseguint una caracterització completa. Vocalment la Sills té la veu perfecta pel personatge però ja començava a estar una mica madureta, el que es tradueix amb alguns sons una mica dubtosos, això sí, el cant és excel·lent, amb un fraseig i un cant legato de manual. Per la seva part, la Netrebko posa a disposició del personatge la seva magnífica veu, avellutada i carnal, amb aquell color ombrívol però irresistiblement bell. El seu cant, per contra, no es tan ortodox, amb respiracions estranyes (que de vegades tallen el frasseig) i amb atacs a les notes agudes extremadament prudents que produeixen trencaments en la línia i en la fluïdesa del cant.

Si les Julietes eren notables i de vocalitat diferènciada, els Romeos són excel·lents.

Tant el Romeo de la Baker com el de la Garanca són una delícia per a l’oïda. Per una part les dues canten un Romeo d’una empenta juvenil irresistible, romàntics, guerrers i apassionats. La Baker emet el seu cant amb una facilitat sorprenent, fluint amb la naturalitat del que està parlant, amb una interpretació del personatge dramàticament i vocalment completes. La Garanca també aconsegueix una interpretació dramàticament excel·lent, si bé el cant no té la naturalitat de la seva il·lustre predecessora, ara, la veu és irresistiblement bella i sobrada de facultats.

Per últim, entre el Tebaldo de Nicolai Gedda i el del maltès Joseph Calleja en quedo sense cap mena de dubte amb el del tenor suec, que si bé també ja està bastant granadet, s’imposa perquè presenta un cant molt més natural i valent, amb una solidesa tècnica i d’estil fora de l’abast de l’estranya tècnica i veu aflautada del jove tenor.

Pel que fa a la direcció, les dues són complementàries partint del mateix principi: impuls dramàtic. Ara bé, la de Patanè és més brusca i vibrant, mentre que la de Luisi és més estilista i matisada.

front cover

Vincenzo Bellini – I CAPULETI E I MONTECCHI (CD01, CD02)

Beverly Sills – Julieta

Janet Baker – Romeu

Nicolai Gedda – Tebaldo

Raimund Herincx – Lorenzo

Robert Lloyd – Cappelio

New Philharmonia Orchestra – Giuseppe Patanè

Vincenzo Bellini – I CAPULETI E I MONTECCHI (CD01, CD02)

Anna Netrebko – Julieta

Elina Garanca – Romeu

Joseph Calleja – Tebaldo

Robert Gleadow – Lorenzo

Tiziano Bracci – Cappelio

Wiener Symphoniker – Fabio Luisi

 

La Bolena de la Caballé

4 Agost 2009

Anna Bolena

Hace años que tenía esta versión milanesa de la Bolena de Caballé pero con un sonido tan precario que hacía que prácticamente la tenía inédita. Hace poco conseguí esta nueva edición de Myto, que recoge la función con un muy buen sonido estéreo.

La Caballé siempre tuvo gafe con este papel. Consumada Elisabetta en el Roberto (que debutó en Nueva York casi inmediatamente después de la Lucrezia), y Maria Estuardo insuperable en tantas funciones, la primera (por cronología y composición) reina Tudor Donizettiana siempre le dio muchos problemas en el teatro (por causas siempre accidentales).

La Caballé cantó Bolena poquísimas veces, y si a mediados de los setenta y en 1981 ya se suspendió la vuelta del papel a la Scala, que no se había repuesto desde las funciones de la Callas del 58, y que se atribuyó a posible miedo de la soprano catalana a que la comparasen con la Divina, en 1982 la Caballé tenía la oportunidad de demostrar que no tenía miedo ni del papel, ni de la alargada sombra de la soprano griega, ni de sus temibles “viudos”, 34 años después. Para ello la Caballé decidió programar unas funciones previas en el Liceu (de rodaje) en enero de ese mismo año (las funciones de la Scala se fijaron para febrero), pero la diva no se podía imaginar que ese iba a ser “el peor año de su carrera”, por el cúmulo de desgracias y problemas de salud y personales que sufrió.

Las desgracias empezaron en las funciones del Liceu, ya que de las tres previstas sólo pudo cantar dos, atacada la soprano de fuertísimos dolores en el costado que resultaron en un cólico nefrítico que al final tuvo que ser operado. La operación le hizo suspender una Gemma di Vergy en Hamburgo, para retornar en una función de nada menos que Turandot en Niza. Caballé recuerda:

“Mi voz había perdido completamente la fuerza. No podía aguantarla correctamente. Ni volumen, ni potencia, nada. Yo creía que estaba bien. Al fin y al cabo, la operación no había sido importante, solo un pequeño corte a la altura del riñón. Pero me equivocaba en las consecuencias que tuvo para mi, y al final me sentía prácticamente acabada”

 En este estado se fue a Milán para comenzar los ensayos de la Bolena, pero antes del desastre, el 1 de febrero dio un recital en la Scala acompañada al piano por Zanetti, que a pesar del éxito, la dejo exhausta. Los ensayos, siguieron bien, y todo hacía pensar que hasta los viudos quedarían complacidos. Mientras, viajaba a Barcelona para cantar unos duos con Carreras en un concierto en el Liceu, y retrasó su vuelta a Milán un día más de lo previsto por problemas de salud de su madre.

 El día 11 de febrero volvía a Milán, y la primera función se daba el día 14, pero ese mismo día la soprano empezó a encontrarse enferma. Los días pasaban y la soprano cada vez estaba peor, con vómitos y problemas intestinales. Los médicos de la Scala visitaron a la cantante y enseguida reconocieron que la soprano no estaba ni para cantar ni para ensayar. Los análisis que le hicieron en el principal hospital de Milán inmediatamente determinaron que sufría una intoxicación por salmonelosis, y que debía ingresar en el hospital. Así que era imposible que Caballé actuara en la función del estreno, y se notificó a la dirección del teatro, que informó a Ruth Falcon, la cover, que tendría que actuar en el ensayo general y en el estreno.

 Pero la dirección del teatro milanés fue incapaz de comunicar al público que Caballé no actuaría en el estreno, así que hasta las 8 de la tarde del 14 de febrero nadie supo, después de 10 minutos de retraso, y a través de una voz anónima de megafonía, que Caballé no actuaría esa noche. El público estalló en gritos, burlas y protestas, mientras Patané salía para empezar la función. Pero fue imposible, con el público pidiendo la sangre del superintendente del teatro. La dirección, acojonada por el nivel de crispación que estaba alcanzando la situación, le pidió a Giulietta Simionato, la Seymour de la Callas en el 58 que asistía a la función, que saliese a pedir calma, pero fue inútil y diez minutos después se anunciaba por megafonía que se suspendía la función. El anuncio todavía crispo más al público y empezaron los altercados, que al final acabaron con la entrada de los carabinieri para desalojar el teatro. La situación se prolongó durante varias horas y fue captada por las televisiones italianas.

Entonces empezó el acoso a la Caballé, tanto por la prensa como por el teatro, que empezó a colgar diariamente en la puerta del teatro el parte médico de la soprano. Las funciones del 16 y 19 de febrero fueron canceladas porque la cover cogió un virus (que casualidad!), y el teatro le comunicó a Montserrat que si no cantaba la siguiente función se suspendería la producción, con lo que a Caballé no le quedó otra alternativa que comprometerse a cantarla, estuviera en el estado que estuviera.

La función se celebró en un ambiente muy tenso, nadie estaba contento, la diva nerviosa y convaleciente y parte del público lo único que deseaba era manifestar su enfado, independientemente de que la Caballé cantara bien o mal. Los piratas asistieron en masa para documentar el evento. El hecho es que la Caballé cantó muy bien, y su indisposición sólo se hizo visible cuando en el recitativo que precede al aria “Al dolce guidami” cantó un do que tardó una fracción de segundo en colocarse, pero con ese fallo hubo suficiente para que un grupo de voces montara un follón considerable (incluso le gritan “Strega”, o sea, bruja), como si hubiesen estado esperando toda la función para lanzarse al cuello de la diva con el mínimo pretexto. Hasta ese instante había recibido fuertes e incluso enstusiastas aplausos, sobretodo al final del primer acto donde la Caballé culminó el finale con un inusualísimo, para ella, re sobreagudo.

Montserrat Caballe “Giudici! ad Anna” Live from Scala 1982

La última función la cantó una desconocida y debutante Cecilia Gasdia que estuvo presente en la función del día 14 y que describe los acontecimientos como sigue:

“Estuve en la representación que cantó Montserrat Caballe…Su éxito fue enorme. Los periódicos tienen la costumbre de escribir cosas inexactas que no se asemejan nada a la realidad. La ovacionaron muchísimo, y aunque pudo haber alguna debilidad momentánea, el resto de la velada estuvo magnífica…Cantó el aria “Al dolce guidami” como una diosa, y el teatro estalló en una ovación ensordecedora. Lo sé porque estaba allí…Claro que siempre hay los que nosotros llamamos “solistas anónimos” de los pisos altos, gente que nunca encuentra nada a su gusto”

 La verdad es que la grabación muestra a una más que notable Caballé, con unos correctos Savastano y Obrazstsova (un poco pasada de vueltas) y un problemático Enrico de Plishka. Escuchar y juzgar.

Gaetano Donizetti-ANNA BOLENA (CD01a, CD01b, CD02a, CD02b)

Enrico VIII, re d’Inghilterra – Paul Plishka

Anna Bolena, sua moglie – Montserrat Caballé

Giovanna Seymour, damigella di Anna – Elena Obraztsova

Lord Rochefort, fratello di Anna – Carlo Del Bosco

Lord Riccardo Percy – Antonio Savastano

 Smeton, paggio e musico della regina – Elena Zilio

Signor Hervey, uffiziale del Re – Giampaolo Corradi

Orchestra e Coro del Teatro alla Scala di Milano-Giuseppe Patané. 1982

Mi primer Samson

30 Juliol 2009

saintsaens_samson

Corría el año 1991 cuando empecé mi primera colección de óperas (“Óperas Famosas” de Orbis-Fabri). Un par de años antes, en 1989, recién entrado en el instituto, las audiciones de la clase de música y el ánimo de mi tío y mi primo mayor me habían introducido en la música clásica, y mientras otros amigos dedicaban su paga semanal a cosas normales de adolescentes yo cada dos sábados me dirigía al Corte Inglés a comprarme un casete, por el módico precio de 875 pesetas, de las reediciones económicas como la Galleria de DG o la Ovation de la Decca.

He de reconocer que no me interesaban tanto las versiones ni si eran obras básicas del repertorio. El aprendizaje era bastante caótico y pasaba de Bach a Rachmaninoff sin mucho criterio pero con bastante suerte. La ópera no me interesaba nada en absoluto porque tenía en la cabeza los típicos prejuicios de los que no tienen ni idea de que va este mundo (para las élites, gordos dando gritos,….), pero el dependiente de la sección de música clásica, que me había cogido cariño, me insistía: “… escucha esto, no te arrepentirás”. Y finalmente caí.

No tenía dinero suficiente para comprarme un cofre con una ópera entera (valían unas 5000 pesetas, y en casete, que en mi casa no había reproductor de CD, ni lo hubo hasta que lo compré con mi primer sueldo en un trabajo formal, en el año 1992), así que compré una cinta de extractos de la ópera Cosi fan tutte, de Mozart dirigida por Karl Böhm (sí, ese fue mi primer contacto con la ópera).

Creo que escuché esa cinta unas veinte veces en una semana del impacto y la fascinación que me causó. No había oído música más genial de Mozart. No os tengo que explicar que dos sábados después me compre una cinta de fragmentos del Don Giovanni y, por suerte para mi, en la genial versión, de Giulini (cabe decir que no tenía ni idea de quien eran los cantantes), y evidentemente todavía me quedé más impresionado. Y a partir de ese momento empieza la historia de mi perdición por este maravilloso género.

Esas mismas navidades cayó la primera ópera completa: AIDA en la versión de Sony del Met con Domingo, Millo, Zajick, Ramey,….. Y en el mismo enero empezó la colección en los kioskos. La formaban, si no recuerdo mal, 33 obras extraídas de los fantásticos catálogos de la EMI y de la RCA, con versiones referenciales (muchas) y otras más pasables, pero con un nivel de calidad medio bastante alto. Las óperas iban acompañadas de libros con unas introducciones a la obra y autor muy interesantes y con el libreto bilingüe. Bueno pues en una de esas entregas estaba este Samson.

Si soy sincero he de decir que lo único que me llamó la atención la primera vez que lo escuché es que había trozos que parecían más un oratorio (sobretodo en el primer acto) y que en el último acto había un ballet famosísimo. Así que pasó a ocupar su lugar en la estantería para coger polvo. No fue hasta muchos años después, 1997, y por culpa de unos pases en cine para celebrar el 150 aniversario del Liceu (que estaba reconstruyéndose después del incendio) que la obra no me enganchó. En los pases se daban fragmentos de funciones del Liceu, y entre ellos dieron todo el dúo final del segundo acto en las míticas representaciones que protagonizaron en el Liceu Plácido Domingo y Agnes Baltsa. Vaya subidón!!!

Samson es una obra que entra por los oídos con una facilidad pasmosa. Las melodías son hipnotizadoras, sobretodo las de Dalila, todo un bombón para las mezzos. Por el contrario, el papel de Samson es para un tenor heróico, lleno de fuego y pasión (tanto en las soflamas religiosas al pueblo como por la atracción por Dalila). La orquesta y coros se han de lucir, porque la orquestación es muy rica y las escenas corales abundan.

La versión en cuestión cuenta con dos protaginistas de lujo: la grandísima Christa Ludwig que crea una Dalila de canto perfecto y voz carnosa; y el magnífico James King que posee el tipo de voz heroica perfecta para el papel. Pero la versión falla en que le falta garra, falta química entre los cantantes que se limitan a cantar, aunque maravillosamente bien, sin que salten las chispas que otras versiones si poseen (Domingo-Obrastzova o Domingo-Meier, por ejemplo). La dirección de Patané es aseada, pero lejos de la brillantez, con unas masas de la Radio Muniquesa que responden con eficacia.

SAMSON ET DALIDA (Parte 1, 2 y 3)

Dalila – Christa Ludwig

Samson – James King

Grand Prêtre de Dagon – Bernd Weikl

Abimélech – Alexander Malta

Premier Philistin – Albert Gassner

Second Philistin – Peter Schranner

Un vieillard hébreu – Richard Kogel

Un messager philistin – Heinrich Weber

Coro de la Radio de Baviera-Orquesta de la Radio de Munich-Giuseppe Patané

Eva Marton – Arias de Puccini

8 Abril 2009

cover

 

Si por algo ha destacado la voz de Eva Marton es por su untuosidad, pureza y facilidad en la emisión.

 

Esta destacadísima soprano húngara, tan querida en el Liceu, ha sido una de las sopranos lírico-spinto (en sus comienzos) y dramática (durante gran parte de su carrera) más importantes de las dos últimas décadas del siglo XX.

 

Si bien no se prodigó en el repertorio italiano en general, y pucciniano en particular, si que ha sido una de las sopranos referenciales en el papel protagonista de la Turandot, además de ser una Tosca eminente.

 

Eva Marton – Turandot – “In questa reggia”

Metropolitan Opera Gala 1983, James Levine

 

Es en estos dos papeles donde la Marton deja una huella imborrable en el disco, con un “Vissi d’arte” estupendo, y un “In questa Reggia” que es la perla del disco, en un estado vocal inmejorable.

 

Eva Marton – Tosca – “Vissi d’arte” (con la escena previa de enfrentamiento con Scarpia)

Verona,1985. Con el Scarpia de Ingvar Wixell.

 

Por otra parte, la voz de la Marton no es la más ajustada para las páginas más “ligeras” de las heroínas puccinianas, así no convencen del todo su “Sogno di Doretta”, su “Mi Chiamano Mimi” y mucho menos su “Quando m’en vo’ soletta”, que demandan de voces más flexibles, y sobretodo con más colores (falta esa luminosidad en el timbre de las voces más meridionales).

 

A pesar de esto, hay sorpresas destacables en las páginas más dramáticas, con unas notables versiones del “Tu, tu, piccolo iddio” o de “Sola, perduta, abbandonata”, donde hay mucha emoción, imponiéndose con un canto poderoso y comunicativo.

 

Patané acompaña a la soprano demostrando el gran amigo de los cantantes que siempre fue, y enseñándonos que cuando hay grandes figuras es mejor dirigir para ellos que contra ellos.

 

En definitiva un interesante disco donde la Marton demuestra lo gran cantante que fue, poniendo su arte al servicio de Puccini. Merece la pena escucharlo para redescubrir una de las voces más estimulantes de los últimos treinta años.

 

ARIAS DE PUCCINI (CD)

1. Madama Butterfly: Un Bel Dì, Vedremo

2. Manon Lescaut: In Quelle Trine Morbide

3. Gianni Schicchi: O Mio Babbino Caro

4. Tosca: Vissi D’Arte

5. Turandot: Tu Che Di Gel Sei Cinta

6. Arias: Se Come Voi Piscina

7. La Bohème: Donde Lieta

8. La rondine: Chi Il Bel Sogno Di Doretta

9. Turandot: In Questa Reggia

10. La Bohème: Quando M’En Vo’ Soletta

11. Suor Angelica: Senza Mamma, O Bimbo, Tu Sei Morto

12. La Bohème: Mi Chiamano Mimi

13. Madama Butterfly: Tu, Tu, Piccolo Iddio

14. Manon Lescaut: Sola, Perduta, Abbandonata

 

Münchner Rundfunkorchester

Giuseppe Patané, director