Archive for the 'Raimondi' Category

El Rigoletto de Plácido. Qué gran error.

25 Octubre 2010

No os podéis imaginar lo mal que me sabe tener que escribir estas líneas, después de ver la retransmisión en directo del Rigoletto en Mantua decidí dejar reposar las sensaciones vividas, porque algunas reacciones en caliente no son buenas.

Siempre he defendido a Plácido a capa y espada, como dominguista o dominguero incondicional que soy, pero su Rigoletto no tiene defensa posible. Quizás haya sido el error más grande de toda su carrera.

Cuando hablamos del Simon Boccanegra ya os dije que no me había gustado su prestación, sobretodo en base a que por mucho que se esfuerce, la voz de Domingo es de tenor y, aunque densa y con unos graves seguros, sonaba a tenor. Pero es que con Rigoletto, un papel dificilísimo para barítono y que muchos de ellos no se atreven a interpretar, el tenor se ha atragantado del todo.

En primer lugar me gustaría hablar de la producción en general. Se ha de alabar que en estos tiempos de crisis se invierta tantos recursos y esfuerzos en una producción operística. A parte del alarde técnico de representar la obra en tiempo real y en diferentes escenarios, con la orquesta en otro lugar, la he encontrado muy convencional, poca imaginativa y los escenarios poco adecuados, sobretodo la casa de Rigoletto (en la segunda escena del primer acto) y la guarida de Sparafucile (tercer acto) demasiado lujosos e iluminados. La dirección de actores la he encontrado también bastante floja, muy estática (con excepciones de las muecas y gesticulaciones del tenor, la maestría de Raimondi, y algunos momentos del maestro).

Pero vayamos al grano.

El Rigoletto de Domingo no es Rigoletto. No hay discusión posible: ni por vocalidad ni por interpretación. Empezando por la apariencia, mejor vestido que los nobles, muy repeinado y muy poco caracterizado (totalmente en contra de lo que indica Verdi). Ya se sabe que Domingo es coqueto, pero cuando uno interpreta a un jorobado que es un bufón al menos hay que parecerlo. Ni una mueca, ni el mínimo tono de ironía o sarcasmo en las frases que lanza a los cortesanos. Mejora en los momentos más reflexivos y graves (como el encuentro con Sparafucile) y la escena final, pero a mí no me ha acabado de convencer. Vocalmente ha sufrido muchísimo. En todos sus grandes momentos han aparecido debilidades, algunas fragrantes, sobretodo en la respiración. Y es que a pesar del buen fraseo en ciertos momentos (“Pari siamo”, “Veglia, o donna” y “Piangi fanciulla”) la voz sonó envejecida y mate; y no hablemos ya de la gran aria del segundo acto “Cortigiani” que le supuso al cantante un auténtico vía crucis, al igual que otros momentos di forza, como el “Si vendetta” donde verlo emitir las notas te hacia sufrir más que el pathos del momento (eso sí, ejecutó un sufridísimo la bemol como puntatura en el final del segundo acto y el sol en “Cortigiani”: genio y figura hasta la sepultura).

“Quel vecchio maledivami”-)-“Figlia!-Mio Padre!”

El resto del reparto tampoco ha sido para echar cohetes. El Duca de Vittorio Grigolo me pareció muy poco consistente vocalmente e interpretativamente nada fuera de lo convencional. La mayoría del tiempo cantó sin el menor asomo de adecuación al estilo, que se acercaba más al de un cantante en el Festival de San Remo, eso sí, intentó hacer muchas cosas con las dinámicas (buenas intenciones las hubo) pero no cuajaron. Su mejor momento fue el dúo con Gilda, donde sí encontró una desinhibición en el canto y la interpretación justa, impresión quizás amplificada por la sosería absoluta de la Novikova, pero el resto del tiempo abundaron las arbitrariedades, los cambios de color y una respiración totalmente descontrolada (jadeante).

“Cortigiani vil razza”-“Tutte le feste”-“Sì! Vendetta”

La Gilda de la Novikova quizás fuera la más ajustada vocalmente, pero también absolutamente convencional en lo vocal (por no decir vulgar) y totalmente nula en lo interpretativo. Hace la Novikova una Gilda que vive alucinada en Wonderland, ni un mínimo gesto, inflexión o evolución del personaje (igual da el enamoramiento, el desengaño o el sacrificio). Encefalograma plano.

Ruggero Raimondi, aunque vocalmente está más que acabado, fue el único que consiguió interpretar al personaje. En el dúo del primer acto dijo cada frase con absoluta intención y mordiente, y en el tercer acto robó absolutamente la escena a todos los demás. Vocalmente no da más de sí, se limitó a declamar con autoridad, y el fa grave que cierra su dúo con Rigoletto fue un auténtico eructo. Poca cosa decir de la Magdalena de la Surguladze, vocal y físicamente sana, pero de dicción y emisión alejadísimas de la ópera italiana.

Me gustó la dirección de Mehta, que consiguió que no se descuadrara la cosa, a pesar de no ver directamente con los cantantes (¿cuántos ensayos habrán hecho?). Sonó la orquesta empastada y con color homogéneo, los tempos fueron adecuados (a los cantantes, claro), ejerciendo el director indio más de eficiente concertador de teatro de ópera (a la antigua) que de divo de la batuta (que lo es).

Después de verla en directo y volverla a contemplar en frío a uno no le queda más que preguntarse qué es lo qué pretendía ganar o qué recompensa esperaba obtener Domingo con este montaje. Está claro que más fama de la que ya tiene no. La verdad es que en este Rigoletto hemos visto a un cantante viejo y pasando un mal rato, sufriendo, desfondado y con la voz gastada. ¡Qué gran error!

Giuseppe Verdi – Rigoletto

Placido Domingo – Rigoletto

Vittorio Grigolo – Duca

Julia Novikova – Gilda

Ruggero Raimondi – Sparafucile

Nino Surguladze – Magdalena

Gianfranco Montresor – Monterone

Giorgio Caoduro – Marullo

Leonardo Cortellazzi – Borsa Matteo

Giorgio Gatti – Conte di Ceprano

Kassandra Dimopoulou – Contessa di Ceprano

Orchestra Sinfonica Nazionale della RAI-Zubin Mehta

VIDEO

ACTO I – 001 – – 002 – – 003

ACTO II – 001 – – 002

ACTO III – 001 – – 002

Domingo i Rigoletto

27 Agost 2010

Plácido Domingo està decidit a continuar emprenent aventures malgrat que aviat farà els 70 anys i fa pocs mesos va passar per quirofan per assumptes seriosos. La seva energia sembla no tenir fi i, a part de que tot el que fa sempre genera la màxima atenció, ell vol continuar provocant interès i morbo entre el públic operístic.

La temporada passada va incloure el Simon Boccanegra al seu repertori, i el va passejar per Berlin, el Met, la Scala, el Covent Garden i Madrid, i ara, d’aquí uns dies, es ficarà, en un nou acte de transvestisme vocal, en la pell del geperut Rigoletto. Una altra vegada un paper de bariton.

El cert és que no em sorpren gens. El tenor madrileny ja té galons suficients per fer el que li roti (els teatres se’l rifen), i com que vocalment els papers més emblemàtics de la seva carrera (Don Jose, Cavaradossi, Otello, Radames, Canio, Samson,…) ja se li escapen vocalment des de fa anys ha anat frugant, molt intel·ligentment, altres fonts, i ara sembla que toquen papers de bariton.

Tal i com us comentava en el post dedicat al seu Simon Boccanegra, el gran problema que té Domingo en aquests papers és que, malgrat que tota la vida se l’ha acusat de ser un bariton que cantava de tenor, sempre que ha fet papers de baritons s’ha evidenciat que no ho és pas, que és un tenor com una casa.

El cas és que el 4 i 5 de setembre es farà una representació en directe del Rigoletto en la mateixa Mantua on Domingo farà de Rigoletto (a l’estil de quan fa vint anys es va fer la Tosca en les localitzacions reals de l’obra i a les hores exactes, on precissament Domingo feia de Cavaradossi) i tindrem la sort de que la RAI la retransmetrà per a tot el món.

Us deixo la notícia amb els detalls de la web de RTVE

http://www.rtve.es/noticias/20100825/2-ofrecera-directo-desde-mantua-rigoletto-verdi-protagonizada-placido-domingo/349426.shtml

———————-

La 2 y RTVE.es ofrecerán, en directo desde Mantua, ‘Rigoletto’, con Plácido Domingo

  • Marco Bellochio dirige la Ópera y Zubin Mehta a la Orquesta Sinfónica de la RAI
  • Se emitirá en directo por la 2 de TVE y RTVE.es, los días 4 y 5 de septiembre

La 2 de TVE y RTVE.es emitirán, en directo, la conocida ópera Rigoletto, que se representará en lugares símbolos de la ciudad italiana de Mantua, donde se desarrolla la obra de Verdi. Las principales cadenas de televisión de todo el mundo se unen en un espectáculo televisivo donde destacará la voz del prestigioso tenor Plácido Domingo en el papel de barítono protagonista.

El espectáculo tendrá lugar los días 4 y 5 de septiembre en la ciudad italiana de Mantua, en los escenarios naturales en los que transcurre la historia. Este espectáculo televisivo será realizado en directo a través de las principales cadenas de televisión de todo el mundo, entre las que se encuentra La 2 de TVE.

El proyecto unifica la ópera, el cine y la televisión para mostrar un nuevo lenguaje audiovisual que será rodado en alta definición.

Una de las obras más conocidas de Verdi

Rigoletto es una de las composiciones más conocidas y aclamadas del mundo, con una trama idónea para la creación de un programa para el gran público.

Esta ópera es un intenso drama que genera pasiones, engaños, amores filiales y venganzas del protagonista, Rigoletto (el bufón jorobado de la corte al que da vida Plácido Domingo en el papel de barítono), su joven hija, y el arrogante Duque de Mantua.

Para la ocasión, se han elegido lugares símbolos de la ciudad donde se desarrolla la obra de Verdi y que recrean a la perfección la historia que se narra en la obra. El primer acto, desde el Palazzo Te; el segundo, desde el Palazzo Ducale, y el tercero, en la Rocca di Saparafucile.

‘Rigoletto’ en todo el mundo

Rigoletto es una ópera en tres actos con música de Giuseppe Verdi, que será interpretada por la Orquesta Sinfónica de la RAI bajo la dirección de Zubin Mehta, y libreto de Franceso María Plave basado en la obra Le Roi s’ Amuse de Víctor Hugo y que fue estrenada en 1851 en el Teatro de la Fenice de Venecia.

El cantante lírico Plácido Domingo se meterá en la piel del protagonista, mientras que Ruggero Raimondi será Sparafucile. La actuación estará dirigida por Marco Bellocchio y contará,además, con figuras como Vittorio Storaro (ganador de tres Oscar) como director de fotografía.

La emisión se realizará en directo y será ofrecida vía satélite por las principales cadenas de televisión del mundo: RAI, BBC, FRANCE 2, la alemana ZDF, PBS de EE.UU, Televisa, televisiones japonesas, de Belgica, Holanda y los Países Escandinavos, entre otras.

La representación de la conocida ópera es una nueva iniciativa de la RAI que ha confiado esta superproducción al productor italiano Andrea Andermann, que ya ha llevado a la pantalla con mucho éxito dos experiencias similares: Tosca en los lugares y en las horas de Tosca (1992) y La Traviata en París (2000).

En España se podrá seguir, a través de La 2, los días 4 y 5 de septiembre. El primero de los actos a las 20:30 horas; el día 5, a las 14:00 el segundo, y la última entrega, a las 23:30. También estará disponible en Alta Definición.

Con la voz de Plácido Domingo

Plácido Domingo encarnará el papel protagonista en el Rigoletto en Mantua. Así, el cantante lírico español interpretará de nuevo un papel de barítono en la composición de Giuseppe Verdi, en una única representación dividida entre el 4 y 5 de septiembre y puesta en escena en algunos lugares de Mantua.

Domingo ya triunfó con el papel de barítono en otra de las obras de Verdi Simón Boccanegra, tanto en el teatro La Scala de Milán, como en el Teatro Real de Madrid donde recibió más de media hora de ovación, la más larga en la historia del escenario madrileño.

Y dirigida por Marco Bellocchio

Bellocchio es unos de los cineastas contemporáneos más importantes de Italia y con un reconocido prestigio en todo el mundo. Su larga trayectoria ha pasado principalmente por el terreno del largometraje (Fist in his pocket, considerado uno de los mejores trabajos del cine italiano) y por el de las adaptaciones literarias.

Ha sido premiado con el Oso de Plata del jurado en el Festival Internacional de Cine de Berlín; con el premio especial en el Festival de Cine de Venecia y también en el Internacional de Cine de Chicago, como mejor director.

———————-

El repartiment, a part de Domingo i Raimondi, inclou el Duc de Vittorio Grigolo (una de les noves sensacions de la corda tenorio), la Gilda de Julia Novikova i la Magdalena de Nino Surguladze.

Us deixo un video amb algunes escenes dels assajos i la veu de Grigolo.

Per altra part, la relació de Domingo amb Rigoletto com a tenor durant la seva llarga carrera ha sigut bastant escassa (12 funcions en total: 4 a Hamburg al 1968, una a San Antonio i una a Viena a començament dels setanta, i 6 al Met al 1977). A part, la gravació per a DG de l’any 1979 sota la batuta del gran Carlo Maria Giulini.

Aquest fet és bastant lògic donades les característiques del paper del Duc de Mantua, tal i com el mateix mestre explica al llibre « Mis personajes. Mi vida”

“El duc de Mantua no és un dels papers de Verdi amb els que estic més vinculat. Mai m’ha resultat un paper fàcil i l’he cantat potser una dotzena de funcions durant tota la meva carrera. Malgrat això, és un paper de gran importància per a un tenor i no podia permetre’m el eliminar-lo del meu repertori. Vocalment és una de les cimeres dels papers per a tenor. La seva música i la música de tota l’òpera és meravellosa.”

I és que el duc és un tenor líric-lleuger, on la veu de Domingo, de lírico-spinto, sona feixuga i poc brillant. Això suposava al tenor el sobreesforç d’haver d’alleugerir la veu durant tota la funció, cosa que a part de molt complicat tècnicament és esgotador (tant com quan els tenorinos l’eixamplen per a fer papers més pesants). I el cas és que Domingo confessa que sempre que l’ha cantat ha estat més pendent de la tècnica que de la interpretació, i això a ell no li agrada gens.

Veiem a Domingo cantant la tremendament difícil “Parmi veder le lagrime” de les funcions del Met de 1977.

Comparat amb altres tenors de la mateixa corda que el madrileny, el seu duc és notable (tal i com destacava el crític de la revista Grammophone sobre la gravació amb Giulini), per fraseig intens i elegant i qualitat timbrica, però queda lluny d’altres companys amb instruments més adients com Kraus o Pavarotti, o de cantants de veu semblant però tècnicament perfectes com Bergonzi.

En la gravació en estudi està força bé (sembla que vagi dopat), ajudat pels tempos calmats del gran mestre Giulini (mai un Verdi havia sonat a la vegada tant transparent i tant dens, gràcies a una orquestra estratosfèricament bona), i per una visió més filològica (sense molts dels aguts tradicionals). Cappuccilli fa un Rigoletto molt ben treballat teatralment però un pel líric pel meu gust, i la Cotrubas canta de manera irreprotxable però amb la seva manca de carisma habitual. Ghiaurov, Schwarz i Moll són un luxe assiàtic en els seus papers.

Giuseppe Verdi – Rigoletto (CD01, CD02)

RIGOLETTO, Piero Cappuccilli

GILDA. Ileana Cotrubas

IL DUCA DI MATOVA, Plácido Domingo

SPARAFUCILE, Nicolai Ghiaurov

MONTERONE, Kurt Moll

MADDALENA, Hanna Schwarz

Wiener Statesopernchor-WienerPhilharmonic-Carlo Maria Giulini

Mis Favoritos: Reivindicando La Favorita

31 Mai 2010

La Favorita es una de esas óperas ante las que muchos de los llamados “expertos” operófilos arrugan la nariz. Y es que ni es de Wagner, ni tiene un argumento transcendente (yo casi creo que no tiene argumento, de tal engendro que es el libreto), ni da juego para paranoias escénicas que puedan llamar la atención de los nuevos amos del mundo operístico: los directores de escena.

Pero mirando con perspectiva ha sido una de las óperas fundamentales del repertorio de muchísimos teatros, admirada por el público y respetada por los mejores cantantes, sobretodo los tenores. Sólo en el Liceu se han dado más de 250 funciones, eso sí, en los últimos 30 años sólo se ha programado en tres temporadas. ¿Falta de interés? No, falta de voces.

Y es que La Favorita necesita al menos de tres cantantes de primera categoría y, para colmo, especialistas en belcanto. De entre ellos, se lleva la palma el Fernand (Fernando), papel para tenor que es uno de los más exigentes del repertorio belcantista para esa cuerda.

La Favorite (porque se estrenó en francés el 2 de diciembre de 1840 en París) es una ópera de Gaetano Donizetti con libretto (si se le puede llamar así) de Alphonse Royer y Gustave Vaëz, con arreglos de Eugène Scribe, en el cual se narra la historia de Leonora de Guzmán.

Donizetti se había mudado a París en 1838 con un contrato para escribir tres obras para L’Opéra. Durante el año siguiente había completado L’ange de Nisida para el Théâtre de la Renaissance, pero nunca llegó a estrenarse por causar bancarrota la compañía. Donizetti salvó la mayoría de la partitura para La favorite, obra en la que se puede escuchar alguna de sus mejores piezas. De hecho hay bastante de refrito en la partitura, ya que en la propia L’ange de Nisida hay trozos de Adelaide, si bien la música compuesta expresamente para la obra se centra en las arias, donde Donizetti solía adaptarse a las aptitudes vocales del reparto que la iba a estrenar. Y aquí es donde está la clave de la calidad belcantista de la obra, ya que para el estreno Donizetti contaba con un cast original formado por cuatro auténticos virtuosos: Rosine Stoltz (Leonor), Gilbert Duprez (Fernand), Paul Barroilhet (Alphonse) y Nicholas Levasseur (Balthazar).

La obra obtuvo un éxito colosal, y sólo en L’Opéra hasta 1918 se dieron 618 funciones. En tres años la ópera ya se había extendido por toda Europa y EEUU, principalmente en la versión en italiano ligeramente variada (prácticamente es una traducción, sin cambios destacados en la partitura, y nunca autorizada explícitamente por el autor).

La Favorite ha sido una ópera siempre ligada al tenor. Fernandos míticos empiezan por el propio Duprez (inventor del do de pecho), Gayarre (que lo tenía como papel de presentación) o Caruso, y más recientemente Di Stefano (en sus primeros años), Gianni Poggi, Gianni Raimondi, Alfredo Kraus, Luciano Pavarotti, Jaume Aragall y Ramón Vargas han hecho excelentes recreaciones. De entre estos últimos ha sido Alfredo Kraus, sin lugar a dudas, el más perfecto y persistente defensor de una parte que fue capaz de exprimir hasta el máximo con absoluta maestría. Y es que Kraus, a pesar de no disponer de un timbre de belleza refulgente como Pavarotti o Aragall, poseía una técnica suprema que le permitían frasear y recrearse en un canto lleno de matices, con una dicción impecable y un legato prodigiosos, además de las facultades (la parte tiene varias citas por encima del si3 natural, alcanzando el do4 y el do sostenido más de una vez).

La parte de Leonora es para una mezzo que ha de dominar perfectamente los resortes del belcanto, además de poder alcanzar notas muy agudas (de soprano) en los dúos con el tenor. Han sido grandes dominadoras de la parte la Stignani, la Simionato y la Cossotto, aunque también han dejado grandes lecturas la Barbieri (un poco corta), la Verret, la Baltsa (estas dos más sopraniles) y la Zajick (con ese portento de la naturaleza de voz que posee).

El personaje de Alfonso XI tiene un aria de salida muy lucida que han grabado muchos de los principales representantes de la cuerda baritonal. Es un aria difícil, por las florituras y ascensiones al registro agudo que requiere, que ponen en peligro la propia línea de canto, que ha de ser auténticamente belcantista.

Por ultimo, el papel de Balthazar es para un bajo que ha de saber dar la replica en los dúos e imponerse por autoridad y voz en los magníficos concertantes finales del segundo y tercer acto

——————————–

Repasemos algunas de las principales piezas de la obra (en la versión italiana).

En primer lugar el aria de salida de Fernando “ Una vergine”. El airoso posee dos estrofas, separadas por una pequeña intervención del bajo, pero la tradición impuso que se interprete una sola estrofa. La dificultad para el tenor es extrema, ya que de salida ha de ascender a un re bemol sobreagudo totalmente en frío. Alfredo Kraus lo bordaba en estas funciones de 1971 en Tokio. Dirige Olivero de Fabritiis.

Después de un dúo entre Fernando y Baltasar, un coro femenino y una aria casi de sorbete de Inés (soprano ligera), llega Leonora de Guzmán y se encuentra con su amante Fernando. El dúo  “Ah! Mio bene” es sensacional, con una cabaletta llena de puntatture. Cossotto y Kraus son una pareja ideal, en las misma función que el video anterior.

Después del dúo hay una nueva cabaletta del tenor muy exigente “ Si del core..” que se elimina casi siempre, con lo que el primer acto suele finalizar con el dúo. El segundo acto empieza con la gran escena de salida del rey Alfonso “Vien Leonora, a piedi tuoi”. No puedo resistirme a ofreceros la versión del gran Ettore Bastianini, que si bien no es el más sutil belcantista, la belleza intrínsica de su voz de barítono, la vehemencia de su canto y recursos sobrados permiten disfrutarla por completo. Es la grabación en estudio de DECCA del año 1955, dirigida por Alberto Erede.

El finale del segundo acto es una de mis partes favoritas de la obra. Su construcción es ejemplar con la presencia dominante del bajo, que se ha de mostrar autoritario. La grabación es la misma que la anterior, completando el reparto Giulietta Simionato (Leonora), Gianni Poggi (Fernando) y Jerome Hines (Baltasar), la orquesta y coros son los del Maggio Musicale Fiorentino.

En el tercer acto pasan muchas cosas, a cual más inverosímil. En él se encuentra la gran escena de Leonora “O mio Fernando”, considerada como una de las mejores arias belcantistas para mezzo. Fieronza Cossotto hace una lectura insuperable: la calidad y homogeneidad de su timbre en todos los registros, su magisterio canoro y sus agudos portentosos la colocan en el número uno de mis preferencias. Veámosla en la función de Tokyo de 1971.

El final del tercer acto es muy dramático, con Fernando descubriendo que Leonora es la “favorita” del rey. El tenor ha de poner toda la carne en el asador (muy al estilo de los papeles escritos para Duprez).  Veamos a Kraus, junto con Cossotto, Bruscantini y Raimondi en la función de Tokyo.

El aria “Spirito gentil” quizás sea la pieza más conocida de la ópera. Pocos de los grandes tenores del siglo XX no la han, al menos, grabado, aunque no sea precisamente adecuada a sus características vocales (léase Domingo, Corelli o Carreras). Al aria le precede un breve recitativo “Favorita del re” donde se ha de expresar la rabia y el dolor de descubrir que Leonora es la amante del rey. El aria consta de tres partes, la primera melancólica, una central más viva, de sentimientos encontrados, y la tercera, repetición de la primera, donde el tenor ha de alcanzar el do4, en la cadenza se suele incluir una ascensión al si natural. La dificultad es máxima. Escuchemos al maestro Alfredo Kraus en una interpretación desde el Carnagie Hall de 1975.

La ópera acaba con otro magnífico dúo, donde Leonora y Fernando se reencuentran y se reconcilian, justo antes de la muerte de la adúltera. Al morir Leonora, Fernando grita desesperado “E spenta”, y el tenor ha de volver a colocar otro do4. Veamos la última escena de la ópera con la mezzo Shirley Verret y Alfredo Kraus desde el Teatro de la Zarzuela de Madrid, en junio de 1992, en la última función de la carrera de la gran mezzo norteamericana.

——————————–

A continuación os dejo un link de la página KAREOL con el libreto de la ópera.

http://www.kareol.es/obras/lafavorita/favorita.htm

——————————–

Por último os facilito los links de algunas de las versiones que más me gustan de la obra.

En primer lugar la que para mí es la mejor versión de la ópera que poseo (y os advierto que tengo casi una treintena). Se trata de una función desde Buenos Aires de 1967 con el dúo insuperable formado por Kraus-Cossotto, ambos en estado de gracia. Les acompaña un notable cantante como Bruscantini (mejor aquí que en Tokyo, menos nasal) y la eficiencia del bajo Ivo Vinco. La toma en vivo no es muy buena y está trufada por las continuas histerias del público, pero no importa ante semejante derroche canoro de los dos protagonistas.

Gaetano Donizetti – La Favorita (CD01, CD02)

Leonora – Fiorenza Cossotto. 

Fernando – Alfredo Kraus. 

Alfonso XI – Sesto Bruscantini

Baltasar – Ivo Vinco.

Buenos Aires, Teatro Colon – Bruno Bartoletti (1967)

En segundo lugar la primera grabación que se puede considerar completa de la obra. Pavarotti nos deja aquí un Fernando generosísimo de voz y arrebato tímbrico (en directo no consigue tanta fluidez, en un papel que le exigía mucho), mientras que Cossotto, menos suelta que en los directos, hace una Leonora que sienta cátedra. Bacquier es un Alfonso insuficiente (estrangulado) y Ghiaurov es un Baltasar de muchos quilates. La Inés de Cotrubas es un lujo.

Gaetano Donizetti – La Favorita (CD01, CD02, CD03)

Fernando – Luciano Pavarotti

Leonora – Fiorenza Cossotto

Alfonso XI – Gabriel Bacquier

Baltasar – Nicolai Ghiaurov

Inés – Ileana Cotrubas

Orquesta y Coro del Teatro Comunale de Bologna – Richard Bonynge

 

Por último os dejo la última versión grabada en estudio, en el original Francés, con un reparto bastante potable, sobretodo por el excelente Fernand del mexicano Ramón Vargas. Le acompañan una deslumbrante, por voz que no por canto, Leonor de Vasselina Kasarova y un decente Carlo Colombara como Balthazar. El Alphonse de Anthony Michaels Moore es muy tosco vocal y técnicamente. La prestación de las masas muniquesas es la mejor que he oído, con un Marcello Viotti concertando con mano de hierro.

Gaetano Donizetti – La Favorite (CD01, CD02)

LEONOR DI GUZMAN – Vasselina Kasarova

FERNAND –  Ramon Vargas

ALPHONSE XI – Anthony Michaels Moore

BALTHAZAR – Carlo Colombara

DON GASPAR – Francesco Piccoli

INES – Abbie Furmanski

Mûnchner Rundfunkorchester – MARCELLO VIOTTI

Opera from the Met: Rigoletto de Giuseppe Verdi (22 de junio de 1972)

26 gener 2010

Sólo habían pasado 6 meses de las fulgurantes funciones de La Fille du Regiment cuando el teatro volvía a montar una ópera para que la pareja Sutherland-Pavarotti retornara a sus escenario.

Se progamaron cuatro funciones de Rigoletto donde se completaba el estelar elenco con el bufón de Sherrill Milnes. Este aguantó dos funciones y en la tercera abandonó a la mitad. Le tocó al tunecinio Matteo Manuguerra finalizar la tanda, de la que os presento la cuarta y última función, a partir de una toma “in house” de una calidad aceptable.

Si por algo es recomendable este Rigoletto es precisamente por la grandísima calidad de sus tres protagonistas y por el gran estado de forma en que se encontraban en aquel momento.

Empezando por la gran creación de Matteo Manuguerra con una voz de barítono auténtico, si bien ligeramente lírica para el papel, manejada con una maestría y una adecuación dramática de altos vuelos. Su interpretación está llena de matices y sin trucos (muy superior a las truculencias y excesos de su colega norteamericano), creando un personaje redondo tanto musical como teatralmente.

La Gilda de Joan Sutherland es ideal desde el punto de vista musical. Alejada de la típica voz estrecha de las sopranos ligeras que suelen abusar del papel, su voz más densa y corpórea crea una Gilda más humana, con momentos de gran virtuosismo en su famosa aria (“Caro nome”) y de belleza conmovedora en el gran dúo con el que finaliza el segundo acto (“Tutte le feste”). Lástima de una dicción en momentos más que borrosa, porque su Gilda se acerca a esa rara avis de perfección que conseguía Maria Callas con el personaje. Por cierto, intercala todos los sobreagudos que puede y alguno más, cosa que no acaba de convencerme (os dejo un fragmento de una de esas funciones, el terceto del último acto, donde cuela una morcilla impresionante al final).

Lo de Pavarotti es de escándalo, en un momento de forma espectacular nos regala un Duque de Mantua que hace palidecer incluso al de la grabación de pocos meses después para Decca.

La voz está exultante de belleza y de facultades, con unos agudos de una brillantez y un canto tan vehemente y apasionado como el de un Di Stefano, pero sin sus defectos. Destacan el duo con Gilda, donde frasea a placer y con una intención palpable, incluso atacando un re bemol espectacular. En el inicio del segundo acto canta un “Parmi veder le lagrime” lleno de matices, al mismo tiempo que con una libertad que empequeñece las versiones más estilistas (siempre más ligadas a tenores di grazia como Kraus, ya que esas voces no dan para este tipo de efusiones líricas), incluso permitiéndose algún abuso como un si bemol alargado hasta la extenuación. En el debe, decir que se ahorra la cabaletta, pero rápidamente se compensa con un tercer acto exultante, empezando con una “Donna è mobile” tan brillante como intencionada y con un cuarterto donde impone un canto lleno de colores. Quizás en escena físicamente no era un gran intérprete pero su canto y su fraseo nos dejan en cada frase una intención que reflejan al personaje a la perfección. De lo mejor que nunca le he oído al gran tenor de Módena.

Como Sparafucile un joven y emergente Ruggiero Raimondi tan eficaz y carismático como siempre pero con esos problemas de identidad vocal que lo han acompañado toda su carrera, mientras que la Maddalena de Joan Grillo no destaca por su sensualidad vocal.

Aquí os dejo un breve video con un trozo del cuarteto, atención a los si bemoles del tenor (uno incluso con un diminuendo)

Dirige las masas del Metropolitan el siempre eficaz Richard Bonynge que, si bien no hace la lectura más dramática o efectista, consigue dar viveza y tensión a lo que pasa en el escenario, con la ventaja de que sabe cuidar de las voces, que en este caso son el gran aliciente de la fiesta.

Giuseppe Verdi – Rigoletto (CD01, CD02)

Rigoletto- Matteo Manuguerra

Gilda- Joan Sutherland

Duca- Luciano Pavarotti

Sparafucile- Ruggiero Raimondi

Maddalena- Joann Grillo

Monterone- Edmond Karlsrud

Marullo- Russell Christopher

Borsa -Leo Goeke

Orchestra & Chorus of the Metropolitan Opera-Richard Bonynge