Archive for the 'Samson et Dalila' Category

Gheorghiu i la Callas

29 Octubre 2011

Aquest disc és un despropòsit si volem intentar entendre que pretenia la Gheorghiu amb això de “Homage to Maria Callas”.

La Gheorghiu té per ella mateixa la suficient personalitat i empenta com per a no necessitar utilitzar a la Callas com reclam, i més tenint en compte que en aquest disc, de suposat homenatge a la diva grega, la majoria d’àries són de personatges que la mítica soprano mai va interpretar a l’escenari o no són els cabdals en la seva carrera.

Així trobem a faltar: Tosca, Norma, Leonora (Il trovatore), Lucia, Elvira (I  puritani), que són la punta de llança del corpus callasiano, a més d’altres personatges que la grega va abordar amb menys freqüència, o que només va gravar, però on ha esdevingut referencial: Lady Macbech, Abigail, Butterfly, Rossina, Sonnambula,…

Sí, és cert que totes les àries del disc van ser gravades per la grega alguna vegada, fins i tot el paper sencer, però de tots els papers que hi ha al disc, només la Imogene (Il Pirata), la Maddalena (Andrea Chenier), la Medea i la Violetta (Traviata), van ser freqüentades (i en totes deixan una emprenta excepcional) per la Divina. A aquesta llista només podriem afegir la Carmen, que la Callas mai va cantar sobre l’escenari, però de la que va deixar una antològica versió en disc.

Feta aquesta observació toca parlar del disc.

La Gheorghiu és la Gheorghiu, i això té moltes avantatges i alguns inconvenients.

Aquesta senyora sap cantar com els àngels i, el que és molt important, és molt expressiva. Altra cosa és quines coses li van bé i quines no. A part, continua mantenint la veu en bona forma, amb aquell color tan característic i carismàtic, aguts segurs i molt bon legato.

Tot i els bellíssims sons que sap extreure al seu cant, ni la Imogene de Il Pirata, ni la Dalila mereixen la nostra delectació per diferents motius. No està dotada pel bel-canto, ni la seva veu teu el registre greu suficient com per a donar-nos una Dalila tot el sensual que seria desitjable.

Serè dolent i farem comparacions. Comencem amb la Dalila.

Una mica el mateix passa amb la seva Medea (de cant pesat i una mica forçat), la Carmen (en la versió en estudi de fa ja una pila d’anys estava molt millor), i en el “Pleurez mes yeux” (amb un so greu artificiós i una interpretació massa ploramiques).

En la resta sí que sentim a la Gheorghiu en plena forma. M’ha sorprès molt la seva “mamma morta”, i l’he trobat inspiradíssima en La Wally i en l’Adriana Lecouvreur (algun dia us penjaré el vídeo de les funcions a Londres amb el Kaufmann, excel·lents els dos).

I el millor del disc, per a mi, Boheme, Faust i Traviata (que estrany, els papers que ella més sovinteja).

L’acompanyament de la Royal Philharmonic Orchestra dirigida pel rutinari Marco Armiliato és idem. El James Valenti participa breument donant-li la rèplica en el “Sempre libera”.

Angela Gheorghiu-Homage to Maria Callas (CD, Password: hartaopera.wordpress.com)

1. La Boheme – Donde lieta usci

2. Faust – Jewel Song: O Dieux! que de bijoux

3. Il Pirata – Col sorriso d’innocenza

4. I Pagliacci – Qual fiamma … Stridono lassù

5. Samson et Dalila – Mon coeur s’ouvre à ta voix

6. La Wally – Ebben? Ne andrò lontana

7. Carmen – Habanera: L’amour est un oiseau rebelle

8. Andrea Chenier – La mamma morta

9. Medea – Dei tuoi figli madre

10. Le Cid – De cet affreux … Pleurez mes yeux

11. Adriana Lecouvreur – Poveri fiori

12. La Traviata – È strano … Ah fors’è lui che l’anima

13. La Traviata – Follie! … Sempre libera

James Valenti – tenor

Royal Philharmonic Orchestra-Marco Armiliato

Mi primer Samson

30 Juliol 2009

saintsaens_samson

Corría el año 1991 cuando empecé mi primera colección de óperas (“Óperas Famosas” de Orbis-Fabri). Un par de años antes, en 1989, recién entrado en el instituto, las audiciones de la clase de música y el ánimo de mi tío y mi primo mayor me habían introducido en la música clásica, y mientras otros amigos dedicaban su paga semanal a cosas normales de adolescentes yo cada dos sábados me dirigía al Corte Inglés a comprarme un casete, por el módico precio de 875 pesetas, de las reediciones económicas como la Galleria de DG o la Ovation de la Decca.

He de reconocer que no me interesaban tanto las versiones ni si eran obras básicas del repertorio. El aprendizaje era bastante caótico y pasaba de Bach a Rachmaninoff sin mucho criterio pero con bastante suerte. La ópera no me interesaba nada en absoluto porque tenía en la cabeza los típicos prejuicios de los que no tienen ni idea de que va este mundo (para las élites, gordos dando gritos,….), pero el dependiente de la sección de música clásica, que me había cogido cariño, me insistía: “… escucha esto, no te arrepentirás”. Y finalmente caí.

No tenía dinero suficiente para comprarme un cofre con una ópera entera (valían unas 5000 pesetas, y en casete, que en mi casa no había reproductor de CD, ni lo hubo hasta que lo compré con mi primer sueldo en un trabajo formal, en el año 1992), así que compré una cinta de extractos de la ópera Cosi fan tutte, de Mozart dirigida por Karl Böhm (sí, ese fue mi primer contacto con la ópera).

Creo que escuché esa cinta unas veinte veces en una semana del impacto y la fascinación que me causó. No había oído música más genial de Mozart. No os tengo que explicar que dos sábados después me compre una cinta de fragmentos del Don Giovanni y, por suerte para mi, en la genial versión, de Giulini (cabe decir que no tenía ni idea de quien eran los cantantes), y evidentemente todavía me quedé más impresionado. Y a partir de ese momento empieza la historia de mi perdición por este maravilloso género.

Esas mismas navidades cayó la primera ópera completa: AIDA en la versión de Sony del Met con Domingo, Millo, Zajick, Ramey,….. Y en el mismo enero empezó la colección en los kioskos. La formaban, si no recuerdo mal, 33 obras extraídas de los fantásticos catálogos de la EMI y de la RCA, con versiones referenciales (muchas) y otras más pasables, pero con un nivel de calidad medio bastante alto. Las óperas iban acompañadas de libros con unas introducciones a la obra y autor muy interesantes y con el libreto bilingüe. Bueno pues en una de esas entregas estaba este Samson.

Si soy sincero he de decir que lo único que me llamó la atención la primera vez que lo escuché es que había trozos que parecían más un oratorio (sobretodo en el primer acto) y que en el último acto había un ballet famosísimo. Así que pasó a ocupar su lugar en la estantería para coger polvo. No fue hasta muchos años después, 1997, y por culpa de unos pases en cine para celebrar el 150 aniversario del Liceu (que estaba reconstruyéndose después del incendio) que la obra no me enganchó. En los pases se daban fragmentos de funciones del Liceu, y entre ellos dieron todo el dúo final del segundo acto en las míticas representaciones que protagonizaron en el Liceu Plácido Domingo y Agnes Baltsa. Vaya subidón!!!

Samson es una obra que entra por los oídos con una facilidad pasmosa. Las melodías son hipnotizadoras, sobretodo las de Dalila, todo un bombón para las mezzos. Por el contrario, el papel de Samson es para un tenor heróico, lleno de fuego y pasión (tanto en las soflamas religiosas al pueblo como por la atracción por Dalila). La orquesta y coros se han de lucir, porque la orquestación es muy rica y las escenas corales abundan.

La versión en cuestión cuenta con dos protaginistas de lujo: la grandísima Christa Ludwig que crea una Dalila de canto perfecto y voz carnosa; y el magnífico James King que posee el tipo de voz heroica perfecta para el papel. Pero la versión falla en que le falta garra, falta química entre los cantantes que se limitan a cantar, aunque maravillosamente bien, sin que salten las chispas que otras versiones si poseen (Domingo-Obrastzova o Domingo-Meier, por ejemplo). La dirección de Patané es aseada, pero lejos de la brillantez, con unas masas de la Radio Muniquesa que responden con eficacia.

SAMSON ET DALIDA (Parte 1, 2 y 3)

Dalila – Christa Ludwig

Samson – James King

Grand Prêtre de Dagon – Bernd Weikl

Abimélech – Alexander Malta

Premier Philistin – Albert Gassner

Second Philistin – Peter Schranner

Un vieillard hébreu – Richard Kogel

Un messager philistin – Heinrich Weber

Coro de la Radio de Baviera-Orquesta de la Radio de Munich-Giuseppe Patané